Una vez más, el cargue directo de carbón en los puertos deberá esperar algunos meses mientras que las empresas terminan de acondicionar sus instalaciones, como tuvo que ocurrir desde 2010 y lo que hubiese evitado el accidente de una barcaza de Drummond, que se vio obligada a verter el mineral al mar, por lo cual la compañía recibió una sanción cercana a los $7.000 millones (US$3,6 millones).

Hace una semana, cuando el ministerio del Medio Ambiente le anunció la sanción a la Drummond por el incidente ambiental en Santa Marta, el presidente de la compañía, José Miguel Linares, anticipó que la empresa no podría cumplir con el cargue directo de carbón a partir del 1º de enero de 2014, debido a que la parálisis de 53 días por parte de los empleados retrasó el cronograma para la implementación del sistema en el puerto de Ciénaga.

El decreto 3038 de 2007 señala que para realizar este tipo de adecuaciones o proyectos se requería la expedición de una licencia ambiental, pero la demora en su expedición obligó al gobierno a ampliar el plazo, el cual vencerá el lunes a las 12 de la noche.

La ministra de Medio Ambiente, Luz Helena Sarmiento, señaló que la medida entra a regir a partir de la media noche de este lunes y que se les abrirá un expediente a quienes no cumplan, lo que terminará con la notificación de la sanción diaria por el incumplimiento de la ley.
“Nosotros no vamos a dejar que las empresas sigan pasando por encima de la regulación”, dijo la ministra.

Explicó que de no hacer el cargue de su carbón de manera directa se tendrán multas diarias bastante altas y que si hay un incumplimiento reiterativo se dará la opción de cierre.

Frente a Drummond, la funcionaria recalcó enfáticamente que no tendrán en cuenta el tema del paro como excusa para que se les dé plazo, ya que han transcurrido seis años para que se cumpla esa imposición.

Entretanto el viceministro de Minas, César Díaz, señaló que el país produce cerca de 90 millones de toneladas de carbón y que es fundamental para la economía colombiana que no se detenga la exportación del mineral.

Drummond adelanta su trabajo a marchas forzadas, en un proyecto que tendrá un costo de US$900 millones, para ampliar el muelle 2,4 kilómetros mar adentro, lo que no sólo le permitirá hacer el cargue directo, sino aumentar la exportación de carbón de 23 a 30 millones de toneladas en la primera fase y 40 millones en una segunda etapa.

Por su parte, Cerrejón, que desde 1985 tiene cargue directo, también trabaja en un proyecto para mejorar el sistema y ampliar la capacidad con el fin de exportar 40 millones de toneladas en 2014.

Prodeco trabaja en la construcción de Puerto Nuevo, con el cual podrá atender 22 millones de toneladas, y CCX tiene proyectada la ejecución de un terminal en Dibulla (La Guajira).

También están en este proceso la Sociedad Portuaria del Río Córdoba, la Sociedad Portuaria Regional de Barranquilla, Michel Mar, Bitco y Mamonal.

El superintendente de Puertos y Transporte, Juan Miguel Durán, señaló que Colombia exporta carbón por los puertos de Buenaventura, Cartagena, Barranquilla, Ciénaga, Santa Marta, La Guajira y Tolú, en Sucre.

El funcionario señaló que la Superintendencia es la que expide el permiso de embarque y que esto permitirá determinar qué compañías no cumplirán con la norma del cargue directo, lo que facilitará la investigación y la sanción, la cual podrá se aplicada por la Autoridad Nacional Ambiental (Anla ) o la Superintendencia de Puertos.