Buenos Aires. El gobierno argentino prorrogó este martes por otros tres meses la posibilidad de blanquear en Argentina ahorros en divisas extranjeras no declarados, mediante un decreto publicado hoy en el Boletín Oficial.

El documento, firmado por la presidenta argentina, Cristina Fernández, señala que se decidió prorrogar el blanqueo por "razones operativas y con la finalidad de permitir que una mayor cantidad de sujetos interesados puedan exteriorizar sus tenencias y acogerse a los beneficios dispuestos en la ley".

Se trata de la segunda ampliación del plan de exteriorización de capitales lanzado el pasado julio y que hasta el momento ha permitido al Estado recaudar unos US$607 millones, muy lejos de la meta de US$4.000 millones que se había planteado el Gobierno de Fernández.

De ese total, el 91,4 se obtuvieron a través de adhesiones a los Certificados de Depósitos de Inversión (Cedin), ideados para reactivar el sector inmobiliario y de la construcción, y el 8,6% restantes fue suscrito en Bonos Argentinos de Ahorro para el Desarrollo Económico (Baade).

Los dólares invertidos en certificados quedan como reservas del Banco Central hasta que sean canjeados de nuevo en divisas estadounidenses.

La última iniciativa similar para incentivar el afloramiento de ahorros no declarados, en 2009, permitió blanquear unos 4.000 millones de dólares, y el Ejecutivo pretendía alcanzar ahora un volumen de operaciones similar.

El país suramericano tiene muy limitado su acceso a créditos internacionales desde el cese de pagos de 2001, lo que le obliga a recurrir a otros medios de financiación.