Eleconomista.com.mx y Saladeinversión.com. El 2013 prometía ser un año atractivo para la Bolsa de México, apoyada en el consumo local y el gasto gubernamental impulsado por el nuevo gobierno. Además, se sumaba la expectativa de que los bancos centrales a nivel internacional prolongarían sus medidas de relajación y con ello la liquidez. El panorama resultaba prometedor.

Las previsiones apuntaban a que la bolsa azteca lograría ganancias por arriba del 10% en el año que recién terminó. Sin embargo, a sólo dos jornadas el balance muestra una pérdida de 2.18% en términos nominales, caída que podría reducirse un poco más en lo que parece ser un positivo cierre 2013, ganando a la apertura de este lunes por la mañana 0.62% (minusvalía anual al momento -1.57%).

Aunque el año inició con el pie derecho y el 28 de enero se alcanzó el máximo histórico de 45.912 puntos, después de este mes, cuando la bolsa logró su mejor avance mensual de 3.60%, transcurrieron otros 5 meses más con pérdidas consecutivas.

Y es que las bolsas de los países emergentes, entre ellos México, perdieron el interés entre los inversionistas ante la incertidumbre que generó el inicio de la atenuación del programa de compra de activos por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos, lo que propició que las bolsas de las llamadas “economías maduras” volvieran a posicionarse, tocando así nuevos máximos históricos.

Cabe destacar que la reversión de los flujos de capital fue particularmente perniciosa en aquellos países con graves déficit de cuenta corriente o con una vocación exportadora fuertemente apoyada en las materias primas.

El balance del primer semestre del año para la Bolsa de México arrojaría un retroceso de más del 7%, al tiempo que los pronósticos de crecimiento para la economía local sufrieron correcciones a la baja motivados, no solo por un menor dinamismo de la demanda externa, sino también por un consumo interno menos dinámico y por un débil gasto gubernamental.

En la segunda mitad del año, la aprobación de importantes reformas estructurales en México como la educativa, de telecomunicaciones, la financiera, la política y recientemente la energética. Estas prometen impulsar el crecimiento de la economía local y mejorarla percepción de los inversionistas globales sobre el país, así como propiciar una menor especulación en el exterior, especialmente luego de que la Fed decidió iniciar una reducción gradual del estímulo cuantitativo, han permitido revertir gran parte de las pérdidas del primer semestre.

El ánimo retorna en 2014. A unos días de que inicie el 2014, las esperanzas vuelven a renovarse. Algunos analistas ya están estimando un crecimiento del PIB local mayor al 4,0%, y es que, seguramente ahora sí el gobierno utilizará en este 2014 todos los recursos destinados a los proyectos de infraestructura, mismos que no se utilizaron en 2013. A esto hay que sumar los beneficios que se esperan tras la reforma energética, claro, sin dejar de mencionar que también estaríamos frente a un año con mejores expectativas de crecimiento económico a nivel global.

Los analistas de Actinver esperan que la economía mundial crezca más que en el 2013 (3.5% versus 2.9%), con Europa avanzando 1.3%, China un 7% y los Estados Unidos más del 3%.

Para México, aunque aún con un primer trimestre débil, los especialistas prevén un crecimiento de la economía cercano al 3,6% sustentado por mejores exportaciones, un mayor gasto público y por la reforma en materia de energía.

La expectativa en 2014 para el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la bolsa local, es que logre cerrar por arriba de los 49,000 puntos, que comparados con los 42,753.22 en los que finalizó el pasado viernes, implicarían una ganancia potencial de 14.61%.

Consideramos que para el 2014 el IPC podrá alcanzar niveles de 49,000 puntos, sustentado por un entorno económico más favorable en el país y aunado a una mayor estabilidad en los mercados emergentes. En cuanto al primer punto, la suma de las reformas económicas y un mayor gasto por parte del gobierno, podrían derivar en un mejor desempeño para las empresas que cotizan en el índice”, aseguran los analistas de Invex.

Esta semana en el mercado local destaca la publicación de los datos de Finanzas públicas, Reservas internacionales, Crédito bancario, Remesas familiares, el PMI manufacturero (IMEF) y el PMI no manufacturero (IMEF).

* Vea además en Eleconomista.com.mx: "Crudo mexicano cierra el año con baja de 92 centavos".