Lima. El gobierno de Perú ratificó esta semana su respeto a la libertad de prensa y expresión tras las críticas que recibió el presidente Ollanta Humala al haber cuestionado una supuesta concentración de medios por el más importante grupo empresarial periodístico del país.

La ministra de la Mujer, Ana Jara, declaró este martes, a nombre del gobierno, que el Ejecutivo no tomará ninguna iniciativa que busque limitar esos derechos.

"Garantizo que no habrá ninguna iniciativa legislativa del partido de gobierno o del Ejecutivo que ponga en riesgo la libertad de expresión o de prensa", señaló Jara al Canal N de televisión.

La ministra enfatizó que tras más de dos años de haber asumido el poder, no se ha dado "un solo acto de gobierno" que haya desconocido la "Hoja de ruta" suscrita en 2011, antes de la segunda vuelta electoral, que incluía entre sus términos el respeto a la libertad de expresión.

"Hemos honrado y honraremos la Hoja de ruta al 2016 y entregaremos un gobierno fortalecido en institucionalidad y en libertad de expresión y de prensa", añadió.

Jara aseguró que cualquier proyecto de ley que busque afectar la libertad de prensa no contará con el respaldo del oficialismo.

"Tenemos un norte y compromisos sociales que asumir hasta el 2016 y dejar encaminadas obras para el bicentenario del 2021; nuestro trabajo es arduo y no nos vamos a desviar de la hoja de ruta, es la que honraremos", dijo.

El presidente Humala está siendo criticado por medios locales y políticos opositores desde que el domingo respaldó las críticas que hizo el escritor Mario Vargas Llosa al grupo El Comercio por haber comprado al grupo Epensa, otro conglomerado de medios de comunicación local.

"Creo que es un vergüenza que en el Perú estemos teniendo un grupo que sea prácticamente el dueño de los medios de comunicación, eso es peligroso", señaló Humala.

Al ser preguntado si el tema no era parte de la libertad de empresa que existe en el país, el gobernante enfatizó que "la libertad de expresión es un valor que no se puede monetizar ni hacer negocios".

Estas declaraciones motivaron las críticas de los medios vinculados a El Comercio, que aseguraron que eran una amenaza velada a la libertad de información, y también fueron rechazadas por políticos opositores como los expresidente Alan García y Alberto Fujimori.

El grupo El Comercio mantiene actualmente un litigio por este tema con el grupo La República, otro de las grandes empresas periodísticas nacionales, que también pugnó por hacerse con el control de Epensa.

Al respecto, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Daniel Figallo, aseguró que la libertad de expresión y opinión en el país está "perfectamente cautelada" con el gobierno y descartó una intervención del Gobierno en la demanda judicial entre los grupos mediáticos.

"No está interviniendo", remarcó Figallo, y subrayó que se debe tener en cuenta la diferencia entre la libertad de expresión y opinión, con las libertades informativas.

"A nosotros como comunidad, nos interesa que haya mayor pluralismo, el artículo 61 de la Constitución establece que el medio escrito, la radio, la televisión, debe ser plural, ese es el principio", indicó al Canal ATV+.