Excelsior.com.mx. El gasto en el consumo de los hogares mexicanos se encarecerá en aproximadamente 971 pesos anuales, unos US$74, (4,1%) debido a los nuevos impuestos que entraron en vigor, como los alimentos de alto contenido calórico, bebidas azucaradas y comida para mascotas, advirtió Fabián Ghirardelly, director de la consultora Kantar Worldpanel México.

Indicó que el costo de la canasta de productos que adquirieron las familias en 2013 ascendió a 23 mil pesos (US$1.757) anuales en promedio, por lo que al cierre de este año se ubicará en casi 24 mil pesos.

Kantar Worldpanel monitorea semanalmente a 8.500 hogares mexicanos en las principales ciudades del país, por lo que tiene datos de lo que la gente compra y cuánto volumen en más de 70 productos.

En entrevista con Excélsior, Ghirardelly dijo que la investigación sólo considera el impacto de la Reforma Hacendaria y, “si se considera ese 4,1% por la reforma, más la inflación, el encarecimiento se iría prácticamente a ocho por ciento”.

Se encarecerá casi US$76. Sin contar la inflación, el gasto subirá más de 4%.

Los cambios fiscales que entraron en vigor desde el primer minuto de este año tendrán un importante impacto en el bolsillo de las familias mexicanas, porque el costo de la canasta de consumo se encarecerá en aproximadamente 971 pesos anuales (unos US$74), advirtió Fabián Ghirardelly, director de Kantar Worldpanel México.

“Asumiendo que la gente mantenga los mismo niveles de consumo y ajustando la variable de precio, de acuerdo con las modificaciones de la Reforma Fiscal, concluimos que la gente tendría que gastar 4.1 por ciento más en la canasta total versus lo que estaba gastando en 2013”, precisó en entrevista con Excélsior.

Los estudios realizados por la empresa consultora revelaron que el impacto más importante proviene del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) de un peso por cada litro a las bebidas saborizadas, pues un tercio del incremento, es decir, de los 971 pesos anuales, cerca de 386 provienen de estas bebidas, siendo la más significativa el refresco.

En segundo lugar, el gravamen que más afecta es el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en alimento de mascotas, con 160 pesos del incremento.

El directivo añadió que el efecto de estos gravámenes varía dependiendo de la clase socioeconómica, siendo la clase media la más afectada, porque en su caso el aumento en el costo de la canasta es de mil 37 pesos anuales (unos US$79).

“Es un escenario que nunca hemos vivido porque comúnmente con una reforma había algún impuesto asociado a alguna categoría en particular y ahora son productos masivos e importantes para el hogar mexicano los que van a estar impactados”, comentó.

Ante este escenario, Ghirardelly consideró que los consumidores pueden adoptar varias posturas, como racionalizar su consumo, es decir, que compren menos de una categoría en particular sin reemplazar ese volumen de consumo.

Asimismo, es factible que compren menos de una categoría y reemplacen ese volumen por otra, por ejemplo consumir menos refresco y más agua, que se vayan a marcas más económicas o que sigan comprando igual, pero gasten menos en otros productos.

Se suma la inflación. El directivo agregó que el incremento en precios podría ser mayor porque la investigación sólo considera el impacto de la reforma y todavía se debe añadir el efecto inflacionario.

“Si se considera ese 4,1% por la reforma, más la inflación, el encarecimiento se iría prácticamente a 8%, lo que nos parece una cifra elevada”, resaltó.

A lo que se agrega que el salario mínimo únicamente aumentará cuatro por ciento, lo que significa que no habrá un ajuste de salarios que ayude en esta situación.