Tegucigalpa, Honduras. Después de acercarse a la barrera de los US$100 el quintal de café en el mercado de Nueva York, el precio del grano aromático ha mostrado una mejoría de precios en los últimos días.

Las 100 libras cerraron en US$114,48. Ese aumento de precios ha alentado a los caficultores hondureños, quienes aún no se recuperan de los estragos ocasionados por la enfermedad de la roya.

De acuerdo con un informe de cierre del Instituto Hondureño del Café (Ihcafé), correspondiente a la cosecha 2012/2013, el volumen exportado ascendió a 5.660.894 quintales, menor que 7.139.810 quintales de la cosecha anterior. La caída fue de 1.478.916 quintales. Asimismo, la generación de divisas bajó de US$1.439 a US$795,2 millones.

El valor exportado se redujo en US$643,8 millones, lo que se explica por un menor volumen vendido y por la reducción del precio internacional del café, al pasar de US$201,55 a US$140,47 por quintal.

Comportamiento. La mejoría de precios en la bolsa de Nueva York, la que se usa de referencia en el mercado hondureño, da un poco de aliento a un sector que había logrado históricos resultados en los últimos cinco años.

“Cuando el precio internacional se acercaba a los US$100 nos comenzó a preocupar porque estábamos llegando a los costos de producción y por ende la actividad no se volvía rentable”, relata Víctor Moreno, un mediano productor del occidente de Honduras.

Agrega que los precios internacional actuales continúan siendo bajos, pero al menos la caficultura hondureña se mantiene en un nivel de sostenibilidad. Este día se cierra el primer trimestre de la cosecha 2013/2014, de la cual el Ihcafé aún no publica cuales han sido los resultados preliminares.

El pronóstico de exportación para esta temporada es de seis millones de quintales de 46 kilogramos, lo que podría generar más de US$700 millones, si el precio internacional supera los US$100 por saco. Dagoberto Suazo, presidente de la Central de Cooperativas Cafetaleras de Honduras (CCCH), considera que en la presente cosecha habrá una ligera recuperación de los efectos de la roya.