Bogotá. Cuatro piscinas de crudo pertenecientes al oleoducto Caño Limón-Coveñas, fueron destruidos hoy generando un incendio en una zona rural del municipio colombiano de Convención, en el departamento de Norte de Santander (noreste), fronterizo con Venezuela.

Las autoridades castrenses sindicaron a miembros del rebelde Ejercito de Liberación Nacional (ELN) del atentado, que lo habrían hecho por retaliación luego de la muerte de seis insurgentes el día anterior en ese departamento del país por parte de las tropas militares.

Entretanto, la petrolera Ecopetrol anunció un plan de contingencia para evitar que el atentado genere más daños ambientales.

El oleoducto Caño Limón-Coveñas tiene 770 kilómetros de longitud y a través de éste se transportan los crudos desde el campo Caño Limón (oriente, en el departamento de Arauca) hasta la localidad de Coveñas (norte, en la región Caribe).