Santiago. El ex canciller chileno Juan Gabriel Valdés afirmó este miércoles que el programa de gobierno de la presidenta electa de Chile, Michelle Bachelet, tiene como objetivo recuperar la política latinoamericana "extraviada" durante la actual administración encabezada por Sebastián Piñera, de derecha.

"Esto significa otra relación con Brasil y Argentina, otra forma de buscar América Latina y de entender el proceso de integración latinoamericano y, desde ese punto de vista, naturalmente que hay muchas acciones que realizar, porque eso va a significar una política exterior activa", explicó Valdés.

Valdés, militante socialista, tiene una larga carrera diplomática, y fungió como canciller durante el gobierno del presidente chileno Eduardo Frei, de 1999 al año 2000, tras lo cual se desempeñó como embajador en Naciones Unidas, en España y en Argentina.

El ex canciller dijo que para impulsar la integración en América Latina es necesaria la participación de todos los países de la región, sobre todo de aquellos que tienen ahora una "dimensión mayor".

La ex mandataria Bachelet ganó el pasado 15 de diciembre la segunda vuelta presidencial frente a la candidata oficialista Evelyn Matthei, y tomará posesión el 11 de marzo para un periodo de cuatro años.

Valdés dijo que la sentencia de la Corte Internacional de La Haya (CIJ) por el reclamo marítimo de Perú, que se conocerá el 27 de enero, debe ser entendida "como un trampolín para construir un escenario distinto con Perú, distinto al histórico, que no esté basado en miradas al pasado ni en reivindicaciones limítrofes".

Sobre si la futura presidenta debe persistir con la Alianza del Pacífico (creada en 2012 y conformada por Chile, Colombia, México y Perú), Valdés consideró que más que reducir relaciones, los chilenos necesitan equilibrarlas.

"América Latina tiene el Atlántico y el Pacífico y, por lo tanto, una política de integración tiene que ser equilibrada", subrayó.

Los países miembros de la Alianza del Pacífico suscribirán un acuerdo para reducir 90% los aranceles comerciales.

También intentan una mayor relación económica con la región de Asia Pacífico.

"La política de integración de Bachelet va mucho más lejos de ese concepto de alianza. Va en un cuadro de integración regional real, en que la región tenga una voz en lo que es un mundo crecientemente complejo y difícil de manejar para América Latina, señaló Valdés.

El ex ministro de Relaciones Exteriores dijo que la sentencia de la Corte Internacional de La Haya (CIJ) por el reclamo marítimo de Perú, que se conocerá el 27 de enero, debe ser entendida "como un trampolín para construir un escenario distinto con Perú, distinto al histórico, que no esté basado en miradas al pasado ni en reivindicaciones limítrofes".

En su opinión, "la ejecución de este fallo va a estar acompañada, espero, por una voluntad expresa de ambos países de cerrar para siempre toda reivindicación de carácter territorial".

Perú reclama a Chile más de 35.000 kilómetros de área marítima, y para ello presentó su demanda en la CIJ en 2008.

Valdés restó importancia a la propuesta de un diputado opositor para que la Cámara de Diputados revise el tema o que convoque un plebiscito en caso que el fallo sea adverso a Chile, al asegurar que ésta sólo "refleja estados de ánimo".

Chile y Perú están conscientes de que los fallos son obligatorios, agregó.

También rechazó que se deban traspasar responsabilidades entre el gobierno actual y el anterior, ante un dictamen de la CIJ adverso para Chile.

Por último, enfatizó en que lo que corresponde es hablar de lo que Chile debe hacer en el futuro con Perú una vez que este fallo sea conocido, "porque creo que allí es donde comienza efectivamente un escenario en el cual la voluntad de los dos países está comprometida".