Cinco años atrás el público latinoamericano contaba con muy pocas herramientas para comprender y evaluar los desempeños de los hospitales de la región. Elegir era el resultado de investigaciones parciales con pocos datos, recomendaciones de familiares o amigos, o marketing.

Desde la edición del primer Ránking de los Mejores Hospitales de América Latina en 2009, esto ha cambiado. Existe un modelo que permite mostrar y evaluar la gestión de hospitales de distintas nacionalidades y tipo de propiedad. Con el trabajo sistemático de los datos, que suma cinco años, es posible observar una evolución.

Considerando todas las dimensiones de medición y los primeros 20 hospitales rankeados cada año, las diferencias de gestión se han mantenido relativamente estables desde el año 2010, mostrando promedios de puntajes en torno a los 72 puntos (100 puntos reflejan el máximo de gestión obtenido por un hospital en cada dimensión o indicador).

Sin embargo, al interior de cada dimensión hay diferencias importantes que dan cuenta de cambios de gestión.

En el caso de Capital Humano, las últimas tres ediciones muestran diferencias muy estrechas entre el 1º y el 20º (puntajes promedio en torno a los 80 puntos). Esto se explica por indicadores tales como el incremento de médicos con mayor formación o la mayor cantidad de enfermeras por cama, pero también porque, a partir del ránking de 2011, el conjunto de hospitales participantes comenzó a producir información detallada sobre su plantel profesional. Algo que exige esta medición, y que en años anteriores simplemente no era un dato disponible para muchas entidades.

*Para seguir leyendo esta introducción al ránking 2013 y revisar el sitio especial de este ránking, haga clic aquí.