Riad. El príncipe heredero de Arabia Saudita dijo que tenía la responsabilidad por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi el año pasado a manos de agentes sauditas "porque sucedió bajo mi guardia", según un documental de PBS que se emitirá la próxima semana.

Mohammed bin Salman, gobernante de facto del reino, no ha hablado públicamente sobre el asesinato que ocurrió dentro del consulado saudí en Estambul. La CIA y algunos gobiernos occidentales han dicho que lo ordenó, pero los funcionarios saudíes declararon que no tenía ningún papel.

Khashoggi, columnista del Washington Post, fue visto por última vez en el consulado saudí en Estambul el 2 de octubre, donde debía recibir documentos antes de su boda. Según los informes, su cuerpo fue desmembrado y retirado del edificio, y sus restos no han sido encontrados.

El asesinato provocó repudio global, ensuciando la imagen del príncipe heredero y amenazando planes ambiciosos para diversificar la economía del principal exportador mundial de petróleo y abrir la sociedad saudita. Desde entonces, Bin Salman no ha visitado Estados Unidos ni Europa.

Tras negarlo inicialmente, el reino culpó del crimen a agentes deshonestos. El fiscal dijo que el entonces subjefe de inteligencia ordenó la repatriación del periodista, pero el negociador ordenó su muerte tras el fracaso de las discusiones.

"Sucedió bajo mi supervisión. Tengo toda la responsabilidad, porque sucedió bajo mi guardia", dijo el príncipe a Martin Smith de PBS, según un adelanto del documental, "El Príncipe Heredero de Arabia Saudita", que se emitirá el 1 de octubre, cerca del primer aniversario de la muerte de Khashoggi.

Tras negarlo inicialmente, el reino culpó del crimen a agentes deshonestos. El fiscal dijo que el entonces subjefe de inteligencia ordenó la repatriación del periodista, miembro de la realeza devenido en detractor, pero el negociador principal ordenó su muerte tras el fracaso de las discusiones sobre su regreso.

Saud al-Qahtani, ex alto asesor real que habría dado órdenes por Skype a los asesinos según reportó Reuters, informó al equipo de asesinos sobre las actividades de Khashoggi antes de la operación, afirmó el fiscal.

Cuando se le preguntó cómo podría ocurrir el asesinato sin que él lo supiera, el príncipe Mohammed declaró que: "tenemos 20 millones de personas. Tenemos 3 millones de empleados del gobierno", según lo cita Smith.