Pasar al contenido principal
Opel GT Concept: Todo por el placer de conducir
Lunes, Febrero 22, 2016 - 11:08

Aunque su presentación es en marzo, bajo el contexto del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, la marca da a conocer importantes características del interior del prototipo.

Disfrutar de la conducción es el principal objetivo que busca el Opel GT Concept que anuncia su presentación en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra que se celebra en marzo. Y para ello el diseño busca una equilibrada simbiosis entre máquina y quien la conduzca.

Para eso, lo primero que destaca el prototipo del biplaza es un ajuste milimétrico de los dos asientos deportivos, con un volante de dirección y pedales regulables electrónicamente.

Lo esencial para quien está al volante es conducir, sin distracciones internas. Desde ese aspecto, el interior del auto es casi como una máquina espacial. La filosofía de diseño de Opel ha sido el “arte escultural unido a la precisión alemana”.

Hay, en ese sentido, una adecuada atención a los detalles: las pantallas redondeadas están encastradas en las boquillas de ventilación, con el emblema de GT pulido. Dichas pantallas muestran los alrededores del auto y sustituyen a los espejos retrovisores exteriores.

Los brillantes retractores rojos de los cinturones de seguridad son también obras de arte y reflejan el diseño de las ruedas delanteras. El volante, con su diseño de radios, rinde homenaje al legendario Opel GT de los años 1960 y 1970.

No hay botones. El manejo es a través del control por voz y con el touchpad en la consola central. Los expertos se refieren al concepto de control del coche como integración hombre-máquina (Human Machine Interface - HMI), ya que el auto se adapta al conductor y no al revés.

El resultado es un diálogo en el que el coche contesta con una agradable voz y puede, por ejemplo, elegir la música adecuada, la ruta o la temperatura, de acuerdo con la situación.

El sistema HMI de Opel es como llevar a un eficiente co-piloto: reconoce cuando se quiere escuchar música hip-hop o chill-out. Para ofrecer la ayuda necesaria de forma espontánea en todas las ocasiones, el software aprende de cada orden, cada toque en los mandos del volante y cada ajuste que se realiza, durante días, meses o años.

Una función similar a esta se conoce como las transmisiones automáticas adaptativas. Ajustan el estilo de los cambios a cada conductor con parámetros más deportivos o más económicos, a elección.

Los instrumentos también reflejan la atmósfera interior del Concepto Opel GT. Si quien conduce no tiene ánimo para señalar palabras, sólo tiene que tocar el touchpad circular que se encuentran en la consola central, administrándose fácilmente todas las funciones.

Si quien conduce el GT Concept realiza un viaje de negocios, al mismo tiempo que puede mantenerse continuamente conectado con su oficina o con un cliente al que vaya a ver, una pantalla de la derecha le facilita un sistema de navegación con gráficos intuitivos y sin ninguna indicación numérica.

Cuando se circula bajo presión, muestra el consumo de combustible y si el conductor tiene ganas de divertirse un poco tomando alguna curva a mayor velocidad, la respuesta del acelerador, de la caja de cambios y de la gestión del motor, se optimizan para ello y la pantalla muestra los valores de fuerza G y la aceleración longitudinal.

Pero el vehículo también previene: “Tenga cuidado. Ponga atención con esa moto que viene por detrás”, puede ser un aviso que la persona que conduce puede recibir cuando sea el caso. Después de todo, el GT Concept mantiene siempre un ojo en la situación del tráfico, y no sólo adapta los gustos del conductor a su humor, sino que también a las condiciones del tráfico para aumentar la seguridad.

Autores

LifeStyle