Pasar al contenido principal
Pacientes con un "hogar médico" ahorran costos a los sistemas de salud
Martes, Noviembre 15, 2016 - 16:34

Actualmente más del 10% de todas las prácticas de atención primaria en EE.UU. se articulan como hogares médicos centrados en el paciente, modelo que mejora la atención y reduce los gastos en general.

Reuters / Cluster SaludLos hogares médicos centrados en el paciente coordinan la atención bajo el liderazgo de un médico de atención primaria en un lugar centralizado en los EE.UU. En ellos, el desembolso de seguros para los proveedores está ligado a la calidad de la atención prestada.

"La idea de un centro médico centrado en el paciente ha existido por más de una década", y actualmente más del 10% de todas las prácticas de atención primaria califican como hogares médicos centrados en el paciente en los EE.UU., según el Dr. Niteesh K. Choudhry del Brigham and Women’s Hospital en Boston.

Hasta el momento, los datos sugieren que este modelo mejora la atención y reduce los costos en general, aunque las mejoras en la adherencia a la medicación en este estudio fueron ciertamente modestas, dijo Choudhry a Reuters Health.

Aún así, las personas con enfermedades crónicas comunes pueden ser más propensas a tomar su medicación regularmente cuando son tratados en este sistema.

Pero, esta forma de organización tiene otras ventajas.  "Puede haber mayores costos iniciales para la creación de un PCMH (sigla en inglés para este sistema), como la inversión en registros de salud electrónicos y mejores sistemas de seguimiento y seguimiento", dijo el Dr. Michele Heisler de la University of Michigan en Ann Arbor, también miembro del Ann Arbor Healthcare System, a Reuters Health por correo electrónico. "Al proporcionar una atención más organizada y centrada en el paciente, el objetivo es que los pacientes no tengan que usar salas de emergencia o ser admitidos en el hospital con tanta frecuencia, lo que en última instancia, ahorraría dinero para los pagadores y sería mejor para los pacientes", indicó.

Los investigadores analizaron los datos de reclamaciones de la aseguradora nacional de salud Aetna para más de 300.000 pacientes que iniciaron la terapia de medicación para la diabetes, la presión arterial alta o colesterol alto entre 2011 y 2013, para establecer sus conclusiones.