Lima. El papa Francisco se refirió este viernes a la corrupción como un "virus social" que ataca a los pueblos y las democracias de América Latina, ante la clase política peruana en pleno, muy dañada y golpeada en todos sus niveles por los escándalos vinculados a la constructora brasileña Odebrecht.

"Defender la esperanza implica mayor cultura de transparencia entre entidades públicas, sector privado y sociedad civil. Nadie puede resultar ajeno a este proceso. La corrupción es evitable y exige el compromiso de todos", dijo el papa en presencia del presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, en el patio de honor del Palacio de Gobierno de Lima.

Exhortó, además, a empeñarse para dar al pueblo "la seguridad que nace de sentir que Perú es un espacio de esperanza y oportunidad pero para todos y no para unos pocos; para que todo peruano, toda peruana pueda sentir que este país es suyo".

Degradación ambiental en la Amazonía. Francisco comparó a la corrupción con la degradación ambiental que ataca la Amazonía peruana, donde estuvo en la mañana de este viernes y se reunió con líderes indígenas para conocer sus principales amenazas, como la tala de madera y la minería informales.

"Nunca la humanidad tuvo tanto poder sobre sí misma y nada garantiza que vaya a utilizarlo bien, sobre todo si se considera el modo como lo está haciendo", remarcó. Lamentó, en ese sentido, la forma en que se está "despojando a la tierra de los recursos naturales sin los cuales no es posible ninguna forma de vida".

 

El papa dio ese mensaje en el inicio de la reunión de Estado con Kuczynski. A esa primera parte asistieron como público representantes de la sociedad civil y de la clase política, entre ellos los hijos del indultado ex mandatario Alberto Fujimori, Keiko y Kenji, y el futbolista Paolo Guerrero.

"Empujón hacia la paz". El presidente Kuczynski le pidió, a su turno, que dé a su país "un empujón hacia la paz y el diálogo", en una clara alusión a la crisis política que afecta a su Gobierno desde que afrontó el pedido de destitución e indultó a Fujimori.

"Estamos unidos por la esperanza, ese es el lema de su visita, en una visión de progreso, de revolución social, y unidos en la esperanza de que, con fe, llegaremos, con diálogo sí llegaremos, con el mensaje de Francisco sí llegaremos", afirmó el gobernante. Posteriormente, Francisco ingresó a Palacio para dialogar en privado con Kuczynski.