Lima. La ejecución de seis proyectos permitieron que la pobreza rural se redujera en 22% en la sierra norte y 12% en la sierra sur del país entre los años 2002 y 2016, según un informe elaborado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) el organismo de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para promover la productividad agraria.

El director de la Oficina de Evaluación Independiente del FIDA, Óscar García, señaló que para lograr esa reducción de la pobreza en esas zonas del país, así como en el área de influencia de los ríos Apurímac y Mantaro, se ejecutaron US$217 millones en 14 años, involucrando a 230.700 personas.

Sostuvo que una de las cuestiones más destacables es la puesta en valor de los saberes y talentos de las comunidades campesinas, que contribuyeron a mejorar las condiciones de vida de las familias y sus ingresos monetarios.

Agregó que, de cara al futuro, los programas deberán buscar atender más a los sectores más pobres y a zonas más aisladas, que de momento no se han visto tan beneficiados por estas iniciativas.

"Vemos que entre los beneficiarios, los que menos tenían tuvieron menos impacto en su reducción", apuntó García

Agricultura. "En un país donde el 83% de la población pobre se dedica a la agricultura, es crucial entender qué debemos hacer para llegar a quienes son más vulnerables y esta evaluación nos ofrece recomendaciones para ello", manifestó García.

El FIDA es una agencia especializada de las Naciones Unidas cuyo objetivo es proporcionar fondos y movilizar recursos adicionales para promover el progreso económico de los habitantes pobres de zonas rurales.