Lima. Los trabajadores de las principales unidades de la minera peruana Buenaventura acordaron suspender una huelga programada para el jueves que buscaba una mayor porción en el reparto de utilidades, dijeron líderes sindicales, tras alcanzar un acuerdo inicial con la empresa.

El acuerdo fue alcanzado en la madrugada del jueves en negociaciones mediadas por el ministerio de Trabajo, luego de que Buenaventura accedió a realizar una exposición de sus resultados financieros a los trabajadores.

La mina de plata Uchucchacua, en Lima, y las unidades auríferas Orcopampa y Antapite, en las zonas andinas de Arequipa y Huancavelica, respectivamente, continuarán con sus operaciones normales, dijo a Reuters el líder sindical de Uchucchacua, Segundino Romero.

Los trabajadores de Buenaventura, que realizaron a mediados de febrero una primera huelga de más de una semana que paralizó la producción en las tres minas, buscan mayor información sobre las finanzas de la firma entre el 2006 y el 2009 porque consideran que reportó una renta menor que la real.

Las leyes peruanas estipulan que las empresas mineras repartan el 8 por ciento de sus utilidades entre sus trabajadores.

"Los tres sindicatos hemos acordado levantar la huelga ya que la empresa va a hacer una explicación de sus estados financieros y por eso ya no teníamos base para el paro", explicó Romero.

"Tras una prolongada conversación, decidimos suspender la medida. Vamos a participar de la exposición de la empresa con nuestros asesores financieros", dijo por su parte el líder del sindicato de Antapite, Carlos Guzmán.

Perú, cuya minería es uno de los motores de la economía del país, es el primer productor mundial de plata y el sexto de oro.

Buenaventura tiene otras unidades mineras en el país y es una de las principales accionistas de Yanacocha, una de las minas auríferas más grandes de América Latina controlada por la gigante Newmont Mining.

Además, Buenaventura posee 18,5% en Cerro Verde, la cuarta productora de cobre del país andino.