Tegucigalpa. No hay buenas noticias en el resultado de la última encuesta efectuada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

La cantidad de personas con problemas para obtener un empleo en el país creció en casi un cuarto de millón, respecto al año anterior.

En conferencia de prensa, el director del Centro de Investigaciones Económico Sociales (CIES), Guillermo Peña, informó que sin "campanas y fanfarrias acostumbradas", el INE divulgó la Encuesta de Hogares con datos a mayo del presente año. A mayo de 2010 las personas con problemas de empleo, según Peña, eran 1.600.000; a mayo de 2011 se incrementó esa cifra a 1.854.000 personas, para un incremento de 254.000.

Según Peña, este es el principal reflejo de la falta de inversión extranjera y nacional en el país. El problema, según analistas como Guillermo Matamoros, presidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), es que no solo se están perdiendo empleos, sino que las fuentes de empleo, como la maquila textil, se van del país hacia Nicaragua.

Solo en la industria textil y de la confección se han perdido unos 4.300 puestos de trabajo en el transcurso de mes y medio de manera aproximada.

El panorama. Para el director del CIES la situación tiende a complicarse porque no existen las condiciones propicias para emplear a los miles de jóvenes que ingresan al mercado laboral, pero que no encuentran un empleo permanente.

Vemos que al comparar las estadísticas obtenidas entre 2010 y 2011 se elevó el desempleo en 0,5%; el subempleo visible pasó de 7,7 a 10,4% y el subempleo invisible se trasladó de 32,6 a 36% respecto a la Población Económicamente Activa (PEA).

"Podemos indicar que a mayo de 2011 el 50% de la PEA enfrenta problemas de empleo, o sea 1.854.000 personas", lamentó.

De manera paralela se puede estimar que la tasa de personas en pobreza y en pobreza extrema se ha incrementado.

"El sector privado ha venido hablando desde hace varios días que no hay un clima favorable para la inversión, tampoco existe seguridad jurídica y la inseguridad en la tenencia de la tierra nos están pasando la factura", indicó Peña.

Además, estas estadísticas reflejan el deterioro en las relaciones entre el sector privado y el gobierno. "Las advertencias del Cohep y de cada una de las organizaciones miembro se han vuelto realidad", expresó.

Más desempleo. En los próximos días, el secretario de Trabajo, Felícito Ávila, convocará a los representantes de las centrales obreras y del Cohep a revisar el salario mínimo para 2012. Los empresarios dicen que se debe llegar a un pacto entre las partes respecto a este indicador, caso contrario, se perderán más puestos de trabajo.