Washington. El abogado de la familia de Michael Brown, Benjamin Crump, denunció hoy como "completamente injusto" el proceso judicial que acabó con la no imputación del policía blanco Darren Wilson, que en agosto mató de varios disparos al joven afroamericano en Ferguson, en el estado de Misuri, Estados Unidos.

"Objetamos públicamente este proceso, fue completamente injusto", aseguró Crump en una rueda de prensa en San Luis, acompañado por los padres de Brown.

Las protestas tras anunciarse este lunes el fallo del gran jurado desembocaron en una noche de disturbios en Ferguson, que se saldaron con más 80 personas detenidas y numerosos negocios saqueados e incendiados, al igual que dos vehículos policiales.

Crump criticó la actuación del fiscal del condado de San Luis, Robert McCulloch, por su poco interés en llevar adelante la imputación de Wilson y no haber presentado "los mejores argumentos".

"Nos opusimos a este fiscal ya en agosto, y ya entonces pedimos un fiscal especial", señaló.

Cuando se anunció el jurado investigador en este caso, en agosto, algunos sectores pusieron en duda la idoneidad de McCulloch para encargarse de la acusación, porque su padre era policía y fue asesinado por un afroamericano cuando él tenía 12 años, y por su actuación en el año 2000 en un caso similar al de Ferguson.

"Un estudiante de derecho hubiera hecho mejores preguntas" que McCulloch, dijo el abogado de la familia.

Una vez más, el letrado volvió a condenar cualquier tipo de violencia y reiteró su llamado a las protestas pacíficas.

"Necesitamos hacer más que ruido, necesitamos marcar una diferencia", agregó en referencia a la necesidad de reformar el sistema judicial para evitar que este tipo de sucesos vuelvan suceder.

En un comunicado, los familiares de Brown indicaron que, a pesar de estar "profundamente decepcionados" por el fallo judicial, "responder a la violencia con violencia no es la respuesta".

Asimismo, en una breve declaración anoche desde la Casa Blanca, el presidente Barack Obama recordó el deseo de la familia, llamó a la calma y pidió "contención" a manifestantes y agentes.