Berlín. Autoridades alemanas detuvieron a dos rusos sospechosos de realizar espionaje desde los últimos días de la Guerra Fría, según un reporte que será publicado este lunes por la revista Der Spiegel.

La fiscalía federal de Alemania confirmó que dos personas sospechosas de actividades de espionaje para un país extranjero habían sido arrestadas este martes en los estados de Baden-Wüerttemberg y Hesse por la elite alemana de operaciones especiales de comando GSG-9.

La fiscalía, con sede en la ciudad suroeste de Karlsruhe, no identificó a los sospechosos como espías rusos.

"Los acusados son sospechosos de haber trabajado en Alemania durante un largo período de tiempo para una agencia de inteligencia extranjera", dijo el fiscal federal en un comunicado. "La Oficina Federal contra el Crimen (BKA) está investigando", sostuvo.

La revista Der Spiegel informó que comandos del GSG-9 detuvieron a una pareja rusa, que fueron identificados como Heidrun A. y Andreas A. Funcionarios creen que los dos han trabajado para la agencia de inteligencia de Rusia desde 1988.

El informe, en un avance difundido el sábado, dijo que los dos sospechosos han negado las acusaciones.

Alemania Occidental y Oriental fueron focos de espionaje durante la Guerra Fría, ya que los gobiernos y la industria en ambos lados de la Cortina de Hierro estaban infiltrados por espías. El primer ministro ruso, Vladimir Putin, fue un ex espía de la KGB que trabajó en Dresden, en Alemania Oriental comunista, desde 1985 hasta 1990.

Pero la intensidad de espionaje disminuyó tras la caída del comunismo en Europa del Este y la reunificación alemana.

Los arrestos, que según Der Spiegel son el primer caso de este tipo desde la unificación alemana en 1990, podría causar tensiones en las relaciones entre Alemania y Rusia, que se han acercado en las últimas dos décadas.

La revista dijo que Heidrun fue sorprendido escuchando un mensaje de radio codificado cuando los comandos irrumpieron. Fueron detenidos en lugares distintos, en las ciudades de Marburg y Balingen.

Las autoridades también confiscaron pasaportes austriacos que contenían información falsa. Los documentos indican que Andreas nació en Argentina y Heidrun en Perú, pero investigaciones alemanas en Sudamérica determinaron que esto no era exacto.

Der Spiegel dijo que autoridades alemanas creían que ambos comenzaron a espiar en Alemania Occidental cerca de finales de la Guerra Fría en 1988.