La entrada en vigencia desde este domingo de la ley antipandillas en El Salvador podría provocar una masiva migración de integrantes de estos grupos delictivos hacia Honduras y Guatemala.

El temor que existe es que la Ley de Proscripción de Pandillas genere un "efecto cucaracha", fenómeno que consiste en que criminales huyen de un territorio donde se les castiga con rigor y se refugian donde hay mayor libertad de operar.

Honduras tiene su "Ley Antimaras" desde 2003, durante el gobierno del ex presidente Ricardo Maduro, cuando entró en vigencia la reforma al artículo 332 del Código Penal.

Esta norma impone sanciones solo por pertenecer o financiar a las llamadas maras y otras bandas criminales.

La ley condena a 10 años de cárcel a los cabecillas de pandillas, maras u otras organizaciones criminales y con seis años a quienes pertenezcan a estas organizaciones.

Alerta. "Las autoridades de Guatemala y de Honduras se declararon en alerta durante la vispera por la ley antipandillas de El Salvador, ya que se prevé que los mareros puedan ingresar a esas naciones", publica el portal elporvenir.com, de El Salvador. Guatemala ya dio los primeros pasos para evitar que los pandilleros migren a su territorio.

Guatemala reforzó medidas de vigilancia para evitar el ingreso de pandilleros de El Salvador, tras entrar en vigor una ley en ese país que declaró ilegales a esas organizaciones, informaron fuentes oficiales, según AFP.

"Las policías y los ministerios (del Interior de ambos países) mantenemos coordinación permanente e intercambiamos información. Las comisarías de los departamentos cercanos a ambas fronteras ya han tomado las medidas que consideren necesarias", afirmó Donald González.

La normativa salvadoreña que proscribe a las pandillas, responsables del 60% de los crímenes según las autoridades, fue sancionada por el mandatario Mauricio Funes este 9 de septiembre. Según González, las autoridades guatemaltecas respetarán las disposiciones de ingreso al país, que les permite a los nacionales de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Guatemala moverse solo con un documento conocido como CA-4.

Miles de pandilleros. Según datos oficiales de la Policía salvadoreña, en ese país hay 20 mil pandilleros, de los que 7 mil están presos.

Las maras 18 y la Salvatrucha son las de mayor membresía y peligrosidad en El Salvador.

Un total de 17 pasajeros de un autobús murieron este 20 de junio en la localidad salvadoreña de Mejicanos cuando pandilleros incendiaron la unidad en protesta para que la ley no entrara en vigencia

Honduras tiene su "Ley Antimaras" desde 2003, durante el gobierno del ex presidente Ricardo Maduro, cuando entró en vigencia la reforma al artículo 332 del Código Penal.

Este artículo penaliza la asociación ilícita al sancionar de 9 a 12 años de prisión y una multa de 10 mil lempiras a 200 mil lempiras a los jefes o cabecillas de maras, pandillas y demás grupos que se asocien con el propósito permanente de ejecutar cualquier acto constitutivo de delito.

La Corte Suprema de Justicia rechazó un recurso de amparo que se interpuso contra la norma porque el demandante consideró que era inconstitucional.

Se estima que en Honduras hay unos 15 mil miembros de pandillas y otros 70 mil simpatizantes.

Unos 1.500 son considerados líderes de las pandillas.

Tras la entrada en vigencia de esta reforma, la Secretaría de Seguridad inició cientos de redadas en zonas "calientes" donde habitaban pandilleros.

Productos de los operativos se encarcelaron unos 900 pandilleros de 2003 a 2005, según estadísticas de la Secretaría de Seguridad.