San Salvador. Unos 4.9 millones de electores están llamados a elegir al sustituto del presidente Mauricio Funes entre el vicepresidente Salvador Sánchez Cerén, del oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) , favorito en todas las encuestas, y el alcalde capitalino Norman Quijano, de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) .

“Que los políticos dejen las palabras y pasen a la acción: los pobres lo que queremos son oportunidades; no ser ricos, pero sí tener trabajo digno para que nuestros hijos puedan estudiar en un ambiente más seguro” , dijo Gilberto Sosa, de 27 años, quien vende dulces en autobuses, al resumir su expectativa en estos comicios.

Bajo estricta vigilancia policial y militar, a las 07.00 locales (13.00 GMT) abrirán las 10.424 juntas receptoras de votos y cerrarán diez horas después. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) espera dar los primeros resultados hacia las 22.00 locales (04.00 GMT del lunes) .

Sánchez Cerén, un maestro y ex comandante guerrillero de 69 años, ganó a Quijano, un odontólogo de 67 años, la primera ronda el 2 de febrero recién pasado por 10 puntos, pero sin llegar al 50% más uno necesario para evitar el balotaje.

Los comicios se desarrollan en un ambiente polarizado en el que la derecha recurrió a mostrar las violentas protestas que vive Venezuela para pedir a los electores no votar por la izquierda, en un intento por reducir la cómoda ventaja que dan los sondeos al FMLN para esta ronda.