El Cairo, Andina. Las tropas fieles al líder libio, Muamar al Gadafi, podrían haber incurrido en crímenes de guerra durante sus ataques a la ciudad de Misurata, informó en un informe presentado este viernes Amnistía Internacional (AI).

Según la ONG, los ataques a zonas residenciales con granadas y misiles a zonas residenciales, la muerte de civiles por disparos de francotiradores y la utilización de bombas de racimo contravienen lo establecido por varias convenciones para la protección de la población civil.

"En los numerosos y a menudo indiscriminados ataques de las tropas del Gadafi a zonas residenciales murieron muchos ciudadanos que no participaban en el conflicto y cientos resultaron heridos", apunta el informe "Misurata, sitiada y bajo fuego", que documenta extensamente algunos de esos ataques.

Misurata, la tercera ciudad más grande de Libia, continúa en manos de los insurgentes. Las tropas de Gadafi llevan dos meses sitiándola y, según datos de los opositores, hasta ahora murieron cerca de 1 mil personas en los ataques.

La ONG Human Rights Watch ya informó a principios de abril que las tropas de Gadafi estaban empleando bombas racimo contra barrios residenciales.

El informe de AI llega poco después de que el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional de La Haya anunciase que planea emitir ordenes de arresto contra tres ciudadanos libios por infringir el derecho internacional.