Tegucigalpa. Como "histórica" calificó el presidente Porfirio Lobo Sosa la reforma de la Constitución que da luz verde a la extradición de narcotraficantes hondureños a cualquier estado.

"Es un hecho histórico la aprobación de la extradición para narcotraficantes hondureños, pues se homologa con el resto de Centroamérica esa medida que ha sido aplicada por varios países", dijo Lobo Sosa, entrevistado en Choluteca.

El gobernante hondureño explicó que lo que los parlamentarios hicieron fue una reforma constitucional sobre el tema de la extradición, que derivará en un tratado que se efectuará con un grupo de naciones, entre ellas Estados Unidos, para combatir en conjunto el narcotráfico, el crimen organizado y el terrorismo.

En tanto, recordó que esa medida ya es ejecutada por Guatemala y El Salvador, por lo que Honduras se une en ese sentido a fin de poner freno a la inseguridad que azota al país y a la región centroamericana.

Asimismo, advirtió que el país que no aplique esa determinación será presa de la instalación, permanencia y operación de esos grupos dedicados a interrumpir el ambiente de paz en los pueblos.

Lobo manifestó su agradecimiento al presidente norteamericano Barack Obama, por el apoyo decidido a Honduras en la búsqueda de recuperar el ambiente de tranquilidad, así como en el acompañamiento en los procesos de investigación del delito y de la depuración de la Policía Nacional.

"Agradezco el reconocimiento de Estados Unidos por los esfuerzos efectuados por el gobierno de Honduras, en materia de leyes y de medidas de seguridad, mismas que son respaldadas por esa nación del norte", dijo el mandatario.

Lo que sigue. El Congreso Nacional instalará su tercera legislatura el miércoles 25, a las diez de la mañana.

A partir de su instalación, la Junta Directiva podrá convocar a una reunión ese mismo día para ratificar constitucionalmente, como mínimo con los dos tercios de los votos de los diputados, el decreto relacionado con la extradición de narcotraficantes.

Seguramente el decreto en referencia, cuyo contenido se desconoce por razones de seguridad, será ratificado por unanimidad de votos.

Un diputado declaró que la noche de este jueves que el decreto en referencia fue votado por unanimidad, pero previamente hubo un debate que se centró no tanto por el tema de extradición de narcotraficantes, sino por el caso de terroristas. Esto, en virtud de que cualquier hondureño -acusado de cualquier tipo de terrorismo- puede ser extraditado conociendo la debilidad del sistema de justicia del país.

"En este país cualquier cosa puede ocurrir", dijo el congresista.

Es probable que la ratificación constitucional se produzca el viernes, pues se trata de un tema de seguridad nacional.

Todo dependerá del análisis que hagan las autoridades en los próximos días sobre los alcances del histórico decreto.

El origen. El diputado Marvin Ponce manfiestó que el decreto de extradición tiene su origen en el exterior. "Este es un decreto lógicamente que viene más de afuera que de adentro", expresó.

Hay que recordar que el pasado miércoles viajaron sorpresivamente a Estados Unidos, a reunirse con un funcionario del gobierno de dicho país, Lobo Sosa, el presidente del Congreso Nacional, Juan Orlando Hernández, el ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, entre otros personeros.

En el comunicado que emitió el Congreso Nacional la noche de este jueves, se informa que el artículo 102 constitucional, que prohíbe la extradición de hondureños a otro país, fue reformado "para permitir al Poder Ejecutivo negociar y suscribir tratados internacionales para poder extraditar hondureños que hayan sido declarados culpables de delitos relacionados con el tráfico de estupefacientes, terrorismo o el crimen organizado".

Una fuente allegada al Congreso detalló que no necesariamente habrá que esperar que un narcotraficante hondureño sea vencido en juicio para mandarlo para Estados Unidos. Todo dependerá de la negociación que se haga para suscribir el tratado de extradición. Además, recordó que los tratados están por encima de la Constitución.

El comunicado del Congreso dice que "el Poder Ejecutivo deberá suscribir tratados internacionales con alguna nación y el Congreso Nacional deberá aprobarlos".

Hay que proteger. Para el ex fiscal General de la República, Edmundo Orellana, el Estado debe proteger la vida de los diputados que votaron a favor y en contra de la reforma al artículo 102 de la Constitución de la República.

"En este momento la transparencia hay que dejarla a un lado porque está muy superior los intereses del pueblo hondureño y en este caso golpear uno de los crímenes más terribles que está enfrentando el país. Esto debe quedar en el anonimato para beneficio de todos", aseguró.

Orellana puntualizó que "desde que fui fiscal me entrevisté con la procuradora de Estados Unidos Yaneth Fino y ella me planteó la necesidad de que Honduras tuviese esta reforma".

A su vez, recordó que "la funcionaria estadounidense le hizo dos planteamientos. Uno de ellos era de que se instalara una cárcel de máxima seguridad para traer unos personajes ahí como que si Honduras fuera un basurero, cosa que estuve en contra porque no podíamos traer gente aquí a traernos problemas. Y la otra era la de la extradición".