Buenos Aires. Un sindicato argentino de transportistas alcanzó este lunes un acuerdo con el gobierno que permitirá levantar el bloqueo de los accesos a los puertos del área de Rosario, una de las principales terminales de granos del mundo.

La protesta de la Federación de Transportadores Argentinos (FETRA), iniciada la semana pasada en la central provincia de Buenos Aires, no llegó a afectar los embarques en las terminales de Rosario, pero perjudicó el abastecimiento de granos.

"Se alcanzó un acuerdo, aunque aún restan verse los detalles", señaló a Reuters una fuente gremial que prefirió no revelar su identidad. La información fue confirmada por una fuente del Gobierno nacional.

El canal de noticias C5N dijo que el gremio levantó la protesta, pero la información no pudo ser confirmada por Reuters.

Los dueños de camiones, que reclaman mejores tarifas para la carga, bloquearon la semana pasada los puertos de Bahía Blanca y Quequén, dos terminales clave de granos ubicadas en el centro-sur del país, para después extender su protesta al área de Rosario.

Desde la mañana, los huelguistas impidieron el acceso de camiones con granos a los puertos de San Lorenzo, San Martín y Timbúes, en el norte de Rosario, luego de que se bloquearan los caminos que desembocan en las terminales del sur de esa ciudad.

"Está todo bloqueado, hay más de 85 piquetes en las rutas. Los puertos del gran cordón industrial de Rosario están todos con manifestaciones en las entradas. No hay descarga, no hay movimiento de camiones", dijo temprano Valeria Pardo, asesora legal de FETRA.

Argentina es el mayor exportador mundial de aceite y harina de soja, el segundo de maíz y uno de los principales de trigo.

FETRA, que afilia a pequeñas compañías de transporte de carga en camiones, reclamaba un aumento y una regulación oficial en la tarifa de cargas, entre otras medidas.

El reclamo del gremio se inició ante las autoridades de la provincia de Buenos Aires, la mayor del país, pero ante la falta de acuerdo FETRA extendió la protesta al área portuaria clave de Rosario, unos 300 kilómetros al norte de Buenos Aires.

Allí operan algunas de las comercializadoras de alimentos más importantes del mundo, como Bunge, Cargill , Louis Dreyfus y Noble, que sólo tendrían problemas en sus embarques si la protesta se prolongara.

"La actividad en los puertos cerealeros es totalmente normal porque todos tienen reservas suficientes", dijo Gabriel Abbo, gerente de la Cámara de Comercio e Industria de San Lorenzo.

Una fuente del sector explicó que las plantas de la región cuentan con depósitos como para soportar alrededor de una semana sin recibir granos.

Luego del amplio ingreso de camiones a las terminales -que cuentan con plantas de procesamiento y puertos de embarque- de la semana pasada, con el fin de incrementar las reservas de forma preventiva, el lunes llegaron a las dársenas 1.701 camiones, cerca de la mitad que el viernes.