Con 103 votos fue aprobada la Ley de Aguas; hubo 21 en contra y 6 abstenciones. En los exteriores de la Asamblea se mantienen manifestantes a favor y en contra del proyecto que se trató en el Pleno.

A las 12:15, hora de Ecuador, la presidenta de la Asamblea cerró las intervenciones y dio quince minutos para que el asambleísta ponente revise algunas de las sugerencias de sus colegas y las incorpore en el documento final para en la reinstalación, iniciar la votación.

Este martes, pasadas las 09:30 se reactivó el segundo debate del Proyecto de Ley de Recursos Hídricos, Usos y Aprovechamiento del Agua o como se la conoce: Ley de Aguas, con la defensa de los asambleístas oficialistas al proyecto de Ley.

​El asambleísta Miguel Carvajal (AP)​, presidente de la Comisión de Soberanía Alimentaria, y ponente del proyecto destacó las bondades del documento y citó parte de su contenido. Dijo que respeta el orden de prelación definido por la Constitución: primero el agua para el consumo humano; segundo, el agua para el riego; y, tercero para la producción de la soberanía alimentaria. Además que garantiza el caudal ecológico, los distintos usos y aprovechamiento del agua y la sostenibilidad de los sistemas.

​"Habrá tarifas diferenciadas para el consumo y obviamente también tarifas diferenciadas entre el consumo normal, el de riego y el de aprovechamienrto industrial", refirió Carvajal.

Destacó que el proyecto plantea la distribución del agua de forma equitativa y plantea medidas para redistribuir el producto y evitar el acaparamiento. "Es necesario para la democratización del país y de la producción y por ello propone la creación de áreas de protección hídrica que deberán ser parte del patrimonio y sistema nacional de áreas protegidas", justificó el asambleísta del oficialismo.

"Hemos planteado medidas que nos parecen necesarias y que ha sido sugeridas en las audiencias provinciales de la consulta prelegislativa, como suspender y eliminar el pago por derecho al agua", agregó.

En la mañana intervinieron once asambleístas presentando sugerencias y cambios al contenido del documento.

El representantes de CREO, Raúl Auquilla, presentó una moción para que se vote artículo por artículo, propuesta que fue apoyada por el socialcristiano Luis Fernando Torres.

Mientras que César Umajinga del movimiento de las izquierdas anticipó que no darán su voto a la Ley de Aguas porque aseguró no responde a las necesidades de las comunidades indígenas.

Oficialistas como William Garzón defendió la Ley porque dijo garantiza los derechos como la redistribución del recurso de forma equitativa. Y presentó observaciones a los artículos 12, 18 y 22.

Mientras Mariángel Muñoz y María José Carrión, de AP, destacaron que el proyecto deja en claro que no se privatizará el agua.