Buenos Aires. El ex agente del servicio de inteligencia de Chile Enrique Arancibia Clavel, que había sido condenado en Argentina por el asesinato del general Carlos Prats, fue hallado muerto este jueves en Buenos Aires tras recibir varias puñaladas en su cuerpo, dijeron medios locales.

El cuerpo de Clavel, de 57 años, fue encontrado “en posición cúbito dorsal con más de 20 puñaladas en el pecho y en la espalda” por su pareja de 21 años. Clavel era homosexual y administraba dos o tres taxis.

Arancibia Clavel fue agente chileno de la dictadura de Augusto Pinochet y condenado por el asesinato del ex jefe del ejército de Chile, general Carlos Prats, y su esposa en la capital argentina en 1974.

Arancibia Clavel había sido condenado en el 2004 por la justicia argentina a doce años de prisión por el asesinato de Prats y su esposa Sofía Cuthberth, quienes murieron por una bomba colocada por su auto en 1974 en el barrio de Palermo.

Prats fue el último jefe del ejército del derrocado presidente constitucional Salvador Allende. El artefacto explosivo fue colocado por el ex agente de la CIA Michael Townley por orden del jefe de la DINA, general Patricio Contreras.

Arancibia Clavel también había sido condenado por el secuestro de dos mujeres chilenas en el marco del llamado Plan Cóndor instrumentado por las dictaduras sudamericanas.

En 1978 había sido acusado de espionaje a favor de Chile durante el conflicto por el canal del Beagle. Arancibia Clavel fue miembro de la DINA, la policía secreta pinochetista, y se encontraba cumpliendo su pena bajo libertad vigilada desde julio del 2007.

En el 2004, Arancibia Clavel había sido sentenciado a prisión perpetua por la justicia argentina por el asesinato de su compatriota Prats, cometido en Buenos Aires en 1974, cuando en Chile ejercía el poder el dictador Augusto Pinochet.

Sin embargo, el ex agente gozaba del beneficio de la libertad condicional.

* Con información de Reuters y Clarín.