Medellín. Cuatro personas murieron este sábado en un ataque con explosivos en el Centro de Atención al Habitante de Calle número 1, en el centro de la ciudad de Medellín, noroeste de Colombia, según informó el director de la Policía, Rodolfo Palomino.

El jefe uniformado condenó el acto que dejó, además, catorce personas heridas (entre ellas seis policías) e informó que se ofreció una recompensa de unos US$10.000 dólares a quien entregue información que permita la captura de los autores intelectuales y materiales del atentado.

Por otra parte, el vicealcalde de gobernabilidad, Luis Fernando Suarez, informó que una de las víctimas fatales era un indigente que transportaba la carga explosiva en un costal y que fue activada vía celular.

Se ofrece una recompensa de unos US$10.000 dólares a quien entregue información que permita la captura de los autores intelectuales y materiales del atentado.

"Le estalló en la puerta y murió en el sitio, otros tres murieron en centro asistencial de Medellín y además dejo a seis policías heridos y otras personas heridas en el lugar", señaló.

Asimismo, el funcionario opinó que el ataque iba dirigido en contra de las acciones que adelantan la Alcaldía y la Policía Metropolitana para contrarrestar el consumo de alucinógenos por parte de los habitantes de calle.

Según él, los autores del atentado son narcomenudistas que se oponen a que esa población indigente consumidora de estupefacientes reciba tratamiento médico y sicológico, entre otros.

Dos meses atrás la Alcaldía reforzó el programa en cooperación con la Policía que se encarga de trasladar a los habitantes de calle a estos centros asistenciales.

El pasado jueves unas 200 personas se enfrentaron con la Policía tratando de recuperar uno de los lugares que hacían parte de las llamadas ollas ya clausuradas en donde antiguamente se expendía y se consumían alucinógenos sin ningún control.