Sidney. La primera ministra australiana, Julia Gillard, está en camino a una victoria en las elecciones del 21 de agosto luego de que el apoyo a su Partido Laborista subió desde la salida de su impopular antecesor Kevin Rudd a fines de junio, mostró un nuevo sondeo el lunes.

El apoyo para los laboristas de Gillard subió a 55% desde 53% a fines de junio, mientras que el respaldo a la oposición conservadora bajó a 45% desde 47%, según una encuesta de Newspoll.

El sondeo también mostró que los votantes consideraban a Gillard, la primera mujer primera ministra de Australia, más capaz, con 57% diciendo que sería una mejor líder, por encima del líder de la oposición, Tony Abbott, con 27%.

Las cifras de la encuesta fueron recogidas luego de que Gillard negoció un compromiso con grandes firmas mineras sobre un controvertido nuevo impuesto hace unas dos semanas.

El destino de los laboristas ha cambiado rápidamente desde que Gillard asumió como líder.

Antes de la llegada de Gillard, se consideraba que el partido podría perder las elecciones debido a que los votantes estaban cada vez más descontentos con una seguidilla de errores políticos, particularmente respecto al impuesto a la minería y al cambio climático.

El sondeo del lunes está en leve contraste con una encuesta de Galaxy que mostró a los laboristas con una ligera ventaja de 52% contra 48% de la oposición.

Se espera que los mercados financieros no reaccionen mucho a los nuevos números, dadas las pocas diferencias entre ambos partidos respecto a la política económica.

Las cifras también mostraron un cambio en la percepción del público sobre el manejo de la economía por parte de los laboristas. Un 42% de los consultados dijo que el partido de Gillard era el mejor posicionado para administrar las finanzas, justo por delante de 41% que privilegió a la oposición.