La solución al problema marítimo se perfila por la vía de una salida intermedia, es decir, sin soberanía, por los términos que se manejan en el diálogo boliviano-chileno sobre este tema, coincidieron ex cancilleres. El Gobierno reitera que hay voluntad presidencial para avanzar.

En el marco del diálogo bilateral se habla de trabajar en propuestas concretas, factibles y útiles que “parecerían insinuar que se estaría conversando de una solución de medio camino, por lo tanto no estaría incluida la soberanía”, consideró el ex canciller Javier Murillo.

Los cancilleres de Bolivia, David Choquehuanca, y de Chile, Alfredo Moreno, se reunieron este lunes en La Paz y decidieron avanzar en propuestas concretas, factibles y útiles en el tema del mar. Además, coincidieron en la necesidad de acelerar el diálogo sobre éste y el resto de la agenda bilateral de 13 puntos.

“Es verdad que no hay fórmulas mágicas, como dice el canciller chileno Alfredo Moreno (para resolver este diferendo); es un proceso complejo que va a llevar tiempo y hay que ser pacientes”, reflexionó Murillo, quien insiste en que es necesario aclarar los alcances de los términos de negociación, porque la Constitución reivindica una salida al mar con soberanía.

El ex canciller Armando Loaiza, por su parte, destacó la importancia del encuentro porque marcó el inicio de un diálogo al más alto nivel sobre el tema de interés nacional, aunque también ve que la solución apunta a una salida al Pacífico sin soberanía, por las dificultades que implica ese aspecto para el Gobierno de Santiago.

"Es difícil para Chile proponer un acuerdo que suponga una cesión de soberanía”. Armando Loaiza, ex canciller de Bolivia.

El canciller Moreno, este lunes, reconoció que existen diferencias, pero no especificó en qué temas. “En algunos temas tenemos fortalezas para avanzar, en algunos tenemos diferencia de opinión”, sostuvo en esa ocasión, aunque inmediatamente después señaló que se realizan esfuerzos para “hacer un cambio histórico en lo que ha sido la relación entre Bolivia y Chile”.

Proceso. Loaiza coincidió con Murillo en que los resultados no se darán de forma inmediata, empero consideró que ya existiría una propuesta chilena de la cual evitó hacer mayores comentarios. Sin embargo, anticipó que, “en este momento, es difícil para Chile proponer un acuerdo que suponga una cesión de soberanía”.

Desde el gobierno boliviano, el vocero de Palacio, Iván Canelas, aseguró que los presidentes Evo Morales y Sebastián Piñera están interesados en resolver el diferendo. “El presidente Morales ha pedido que estas reuniones sean lo más rápido posible”, afirmó.

La Constitución, en su artículo noveno transitorio, refiere que se denunciará o renegociará los tratados que le son contrarios. El tratado boliviano-chileno de 1904 establece, justamente, los nuevos límites territoriales que cerraron el paso boliviano al mar.

El dirigente del MNR Eynar Calderón informó que hoy presentarán un proyecto para abrogar la ley que reconoce el Tratado de 1904, ya que sólo así se abre el camino para negociar con Santiago la soberanía.

Murillo sostiene que se debe aprovechar la voluntad política en ambos países para avanzar. Choquehuanca y Moreno también anunciaron que gestionarán una reunión presidencial. No fijaron fecha de este eventual encuentro ni de la próxima reunión de cancilleres.