La Paz. Bolivia subirá el precio interno del petróleo, que paga a las empresas operadoras extranjeras, como parte de un plan de incentivo a la producción de hidrocarburos líquidos tras un fuerte reajuste de los precios de los combustibles, anunció este miércoles la petrolera estatal YPFB.

La decisión beneficiaría a un negocio que en la última década fue sólo marginal para transnacionales como Petrobras, Repsol-YPF, Total y BG, que concentran su actividad en Bolivia en la producción de gas natural que se exporta a Argentina y Brasil.

El precio interno del crudo estuvo congelado casi una década en US$29 y sirvió como referencia a la estructura de precios internos de los carburantes que el gobierno izquierdista de Evo Morales dejó sin efecto al reajustarlos el domingo pasado en hasta 83% para el sector automotor.

El presidente de YPFB, Carlos Villegas, dijo en conferencia de prensa que el bajo precio interno desalentaba la producción de líquidos, de los cuales el país es deficitario, por lo que se decidió subirlo en consonancia con el alza de los combustibles.

"Hasta el momento las empresas reciben sólo 10 dólares por barril (después de impuestos), estando el precio a nivel internacional en 80", justificó el funcionario.

Anunció que el consejo de ministros tenía entre manos "un decreto supremo para la conformación de un fondo de incentivo a la producción de petróleo crudo" que sería aprobado en breve.

"No quiero adelantar (un nuevo precio) porque es una decisión de gabinete", agregó ante una pregunta sobre versiones de que el precio del crudo sería duplicado.

Un posible nuevo precio de US$59 el barril habría sido sugerido por el ministro de Hidrocarburos, Fernando Vincenti, según un reporte de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos.

Bolivia produce un promedio de casi 43.000 barriles diarios de crudo pesado, condensado y gasolina natural y su consumo llega a unos 60.000 barriles, según cifras de YPFB.

La producción procede principalmente de los líquidos asociados al gas natural y corresponde en más de la mitad a filiales de Petrobras.

El gigante brasileño es también el mayor productor de gas natural, que Bolivia exporta en un volumen de más de 30 millones de metros cúbicos diarios.