La brasileña Maria Gomes Valentim es ahora la persona viva más anciana del mundo, con 114 años y 313 días, dijo este miércoles Guinness World Records.

La tatarabuela, que nació en 1896 en Carangola, Brasil, atribuye su longevidad a una dieta saludable que incluye un panecillo con café y frutas todas las mañanas, e incluso una ocasional copa de vino.

Valentim quedó viuda en 1946 tras 33 años de matrimonio y tiene cinco tataranietos.

La anterior ostentadora del título, Besse Cooper, de Monroe, Georgia, será ahora la "norteamericana viva más vieja".

Un 99% de los casos en que la gente afirma vivir más de 115 años acaban siendo falsos o indocumentables, afirmó Guinness.