De “fracaso” calificaron este domingo la mayoría de medios centroamericanos la cumbre realizada el sábado en Antigua Guatemala, Sacatepéquez, a donde no asistieron los presidentes de El Salvador, Honduras y Nicaragua.

A esa reunión, llamada “Nuevas rutas contra el narcotráfico”, solo asistieron los mandatarios de Costa Rica, Laura Chinchilla; de Panamá, Ricardo Martinelli; el anfitrión y organizador de la misma, Otto Pérez Molina, y el vicepresidente hondureño Samuel Reyes. Por el resto de países acudieron delegaciones de menor rango.

Prensa Libre trató de consultar al secretario de comunicación de la presidencia salvadoreña, David Rivas, pero al explicarle que se llamaba desde Guatemala, cortó y no contestó más.

Similares situaciones reportaron medios de comunicación salvadoreños, que resaltan que el presidente Mauricio Funes no aparece públicamente desde el 11 de marzo último.

Los titulares. “Fracasa cumbre sobre despenalización de drogas en CA; Otto Pérez no logró consenso” tituló en su portal digital el diario hondureño El Heraldo.

Según ese diario, “trascendió que los mandatarios habrían declinado asistir a la cumbre presidencial debido al desacuerdo con la agenda establecida”.

Además, resalta: “Los gobernantes habrían optado por esperar a conocer los alcances de la visita a la región —que inicia este lunes— del subsecretario de Estado Adjunto de Estados Unidos para la lucha antinarcóticos, William Brownfield, antes de fijar cualquier postura”.

Entretanto, La Tribuna, de Honduras, tituló“Inasistencia de tres mandatarios es un revés a despenalizar droga”.

El Diario de Hoy, de El Salvador, afirmó que “de acuerdo con fuentes de la Casa Presidencial, el mandatario no asistió a la cita con el argumento de que Belice y República Dominicana no habían sido invitados”.

La Prensa, de Nicaragua resaltó: “Desaire a Otto Pérez desluce Cumbre CA”. Sin embargo, los medios de ese país, al igual que los hondureños, no tenían ninguna postura oficial sobre la inasistencia de los presidentes, Daniel Ortega y Porfirio Lobo, respectivamente.

Influencia de EE.UU. Fuentes del Ejecutivo en Guatemala calificaron anoche de “boicot por parte de Estados Unidos” la frustrada cumbre, pues los mandatarios, que firmaron un compromiso para asistir a Antigua Guatemala, habrían sido inducidos a no viajar.

Según dieron a conocer, EE.UU. habría condicionado a los presidentes del Istmo sobre que si asistían, no harían los desembolsos de créditos y donaciones previstos para septiembre.

“Como negociador se utilizó al presidente de El Salvador, quien se encargó de llamar al resto de mandatarios”, aseguró la fuente.