Caracas. El presidente Hugo Chávez ordenó el viernes el cierre del consulado venezolano en Miami, días después de que la encargada de la delegación diplomática fuera expulsada por Estados Unidos tras ser acusada por algunos medios de conspiración.

El nuevo roce entre ambas naciones, que pese a su intensa relación comercial están enfrentadas ideológicamente, dejaría a decenas de miles de venezolanos que viven en Florida sin representación diplomática y les complicaría la posibilidad de votar en las presidenciales del 2012.

"El canciller Nicolás (Maduro) me ha recomendado cerrar el consulado (venezolano en Miami). Bueno, lo cerraremos pues. No habrá consulado en Miami", dijo Chávez en el discurso de rendición de cuentas de su gestión ante la Asamblea Nacional.

Chávez, que pese a que se recupera de cáncer tentará un nuevo mandato el las elecciones del 7 de octubre, precisó que se trata de un "cierre administrativo mientras estudiamos la situación que es injusta, atropellante, inmoral".

Estados Unidos expulsó la semana pasada a la cónsul venezolana en Miami, Livia Acosta, tras la transmisión de un documental de la televisora Univisión donde se la acusa de tramar ciberataques contra computadoras del gobierno norteamericano junto a agentes cubanos e iraníes.

Según la pieza televisiva, que fue retransmitida en Venezuela por el canal opositor Globovisión, los ataques estarían dirigidos a sistemas informáticos de la Casa Blanca, la CIA, el FBI, entre otros.

Sin embargo, Estados Unidos no precisó oficialmente por qué declaró "persona non grata" a la diplomática.

"No hay ninguna prueba de que andaba haciendo espionaje", aseguró Chávez.

El mandatario socialista, que en el 2008 expulsó al embajador estadounidense en Venezuela en medio de varios roces políticos, aseguró que no tomará represalias contra los representantes diplomáticos de Washington en el país petrolero.

"Algunos me recomendaban que hay que expulsar a alguien. No, no vamos a responder como ellos. Yo no tengo ninguna razón para expulsar de aquí a ningún señor cónsul de los Estados Unidos", dijo Chávez, quien todavía no ha aceptado un nuevo representante de Estados Unidos pese a la normalización de las relaciones diplomáticas.

La polémica expulsión de la cónsul en Miami tuvo lugar horas antes de que el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, iniciara una gira a latinoamérica que lo llevó por Venezuela, Nicaragua, Cuba y Ecuador para recabar apoyos ante la creciente presión de Occidente por su polémico programa nuclear.