Beijing. China inauguró este lunes un centro de monitorización de basura espacial para proteger a sus naves en órbita.

El nuevo centro, que será dirigido por la Administración Estatal de Ciencia, Tecnología e Industria para la Defensa Nacional (AECTIDN) y la Academia de Ciencias de China (ACCh), rastreará y vigilará objetos cerca de la Tierra y los residuos espaciales.

El centro también será utilizado para desarrollar planes de respuesta de emergencia, adoptar medidas en caso de emergencias y compartir datos con sus homólogos internacionales.

Xu Dazhe, director de la AECTIDN, dijo que el centro utilizará las instalaciones de observación en China y aprovechará los datos de vigilancia nacionales y extranjeros para establecer su propia red de monitorización de los residuos espaciales.

Los residuos espaciales son principalmente desechos construidos por el hombre abandonados en el espacio: partes de lanzadores de cohetes, restos de satélites inactivos y restos de colisiones anteriores.

Se cree que más de 300.000 piezas de residuos espaciales están en órbita, conformados por objetos diversos, desde tornillos y cerrojos pequeños hasta partes grandes de cohetes, que viajan a una velocidad de 10 kilómetros por segundo, casi 40 veces más rápido que la nave típica dentro de la atmósfera.

A esa velocidad, aún la pieza más pequeña de residuos puede dañar o destruir naves espaciales o satélites.

China tiene ahora 129 satélites o naves orbitando la tierra, incluida la estación espacial Tiangong-1 puesta en órbita en 2011 por un lapso anticipado de dos años.

De acuerdo con Yan Jun, director del centro astronómico de la ACCh, el país ha registrado un promedio de 30 incidentes al año en los que la basura espacial se  ha acercado peligrosamente (a menos de 100 metros) a las naves chinas.