Uurumqi, China. Los consumidores podrían tener más opciones para los productos de lana de color natural gracias a que los científicos chinos han recurrido a la edición genética para alterar los colores de la lana de las ovejas.

Investigadores en Urumqi, región autónoma uygur de Xinjiang, en el noroeste de China, han criado cinco ovejas con colores distintos mediante esta técnica, conocida como CRISPR-Cas9.

En la Academia de Ciencia Zootécnica de Xinjiang, las ovejas son llamativas. Dos de ellas tienen lana negra y blanca como las vacas, dos son negras con manchas blancas como perros dálmata, y la otra es café con blanco como un café capuchino sin agitar.

"Las ovejas, nacidas en marzo, se han convertido en nuestras mascotas adorables", dijo el director del equipo de investigación Liu Mingjun.

De acuerdo con Liu, ésta es la primera vez que los científicos han alterado los colores del pelaje de animales grandes mediante el CRISPR-Cas9. Los experimentos previos en alteración de color se habían limitado a los ratones.

Con el CRISPR-Cas9, los consumidores podrían adquirir más productos de lana de varios colores sin necesidad de tinte, y quienes tienen mascotas podrían hacer el pedido de mascotas con un color personalizado, dijo el investigador.

El equipo de Liu seleccionó el ASIP, un gen clave que afecta el color del vellón de la oveja, para producir el color deseado.

El CRISPR, abreviatura de repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas, fue elegido como el Avance del Año 2015 por la revista científica estadounidense "Science" pues actúa como un tipo de tijeras molecular capaz de recortar de manera selectiva partes genómicas no deseadas y sustituirlas con nuevos tejidos de ADN. Cas9 es un tipo específico de proteína asociada con CRISPR, con la cual se puede alterar el patrón genético mediante modificación genética.

"La aplicación en animales grandes indica que más variedades de animales, no limitadas al ganado, serán desarrolladas mediante el enfoque, con patrones distintos no limitados a los colores del pelaje" explicó Liu.

"En comparación con los enfoques de mutación genética tradicionales, los cuales implicaban que los investigadores dedicaran décadas para criar una nueva variedad, la edición genética es mucho más efectiva", dijo el investigador.

El equipo de Liu diseñó el año pasado 38 ovejas que superaron a las ovejas ordinarias en musculatura y crecimiento de lana. Este otoño, estas ovejas serán sometidas a mayores estudios para su estabilidad genética durante la reproducción.