Los sismos no se pueden predecir, pero cuando ocurren, se propagan a una velocidad conocida. Bajo esta premisa, un grupo integrado por profesionales con conocimientos en el diseño de instrumentos electrónicos de precisión, experiencia en telecomunicaciones y en el campo de la geofísica, desplegaron una red de estaciones de monitoreo sísmico a lo largo de todo el territorio nacional.

Estas últimas están conectadas a un centro de control que procesa la información en tiempo real y se encarga de despachar alertas justo en el momento en que un sismo comienza a propagarse.

Esto permite alertar con segundos o incluso con minutos de anticipación, informando la intensidad esperada y tiempo de ocurrencia en un punto geográfico en particular.

Con esta información es posible realizar procedimientos para proteger tanto personas como bienes materiales activando automatizaciones como cierre de válvulas, detención de líneas de producción o cualquier otra acción que minimice los daños durante un sismo. Además, al obtener datos precisos sobre la intensidad experimentada, es posible seguir recomendaciones de los fabricantes para calibrar o reparar los activos comprometidos.

Xancura cuenta con sensores estratégicamente ubicados en la zona central de Chile desde la Región de Coquimbo hasta la región del Bio-bío, en la costa, y en la pre-cordillera. Esta red permite ajustar los parámetros asociados a la detección de sismos, cálculos de intensidad locales y área de impacto.

Se trata del sistema Xancura, liderado por Carlos Bottner que puede operar sobre cualquier tipo de redes de datos: Internet, satelitales, celulares, redes de mantenimiento de operadores celulares, redes de datos militares o aeronáuticas, etc.

Y es que Chile tiene las peores condiciones del mundo: la actividad sísmica se reparte en una extensa zona geográfica, cercana a los centros industriales y de habitación.

En este sentido, el sistema Xancura se basa en una combinación entre un gran número de sensores inteligentes y una sofisticada estrategia de confirmación de sismos, lo que permite generar alertas con altísimos niveles de certeza en tan sólo milisegundos. Los sensores Xancura pueden medir, tanto la velocidad, como la aceleración del movimiento oscilatorio (en tres ejes). Cada sensor procesa la medición y la convierte a un valor de intensidad sísmica.

Una vez que el centro de control confirma la amenaza, se despacha la primera alerta, la que puede ser complementada con sucesivas actualizaciones de la intensidad que están midiendo los sensores cercanos al origen. Xancura cuenta con sensores estratégicamente ubicados en la zona central de Chile desde la Región de Coquimbo hasta la región del Bio-bío, en la costa, y en la pre-cordillera. Esta red permite ajustar los parámetros asociados a la detección de sismos, cálculos de intensidad locales y área de impacto.

“Xancura es una red de estaciones de monitoreo sísmico a lo largo de todo el territorio nacional las que están conectadas a un centro de control que procesa la información en tiempo real y se encarga de despachar alertas justo en el momento en que este comienza a propagarse. Esto llega hasta un dispositivo instalado en el lugar contratado y alerta del sismo. La idea del sistema es alertar un minuto antes, donde por ejemplo el metro De Santiago podría parar sus trenes o las empresas sus ascensores para evitar colapsos”, explicaron a BioBioChile.

¿En qué consiste una estación de monitoreo? La estación de monitoreo está formada por 2 elementos: una caja técnica y un sensor sísmico.

La caja técnica contiene la electrónica de comunicaciones que permite enviar información a un centro de control cuando se detecte movimiento sísmico.

El sensor sísmico contiene elementos electrónicos y mecánicos que le permiten medir con precisión la intensidad Mercalli de un movimiento sísmico. Además de ser utilizado por Xancura para la generación de Alerta Temprana de Sismos, podría usarse, en algunos casos, para justificar que se realicen procedimientos de evaluación de daño estructural después de un gran sismo o, incluso, para la generación de alerta de maremoto en lugares cercanos a la costa.

Dispositivo de Alerta. El dispositivo de Alerta (AlertBox) es un equipo diseñado por Xancura que entrega una alerta visible mediante código de colores que indica intensidad esperada y tiempo de arribo del sismo. Entrega también una alerta audible con tonos que cambian de acuerdo a la intensidad esperada del sismo.

Asimismo través del AlertBox es posible controlar equipos externos. Su activación es automática, sin intervención humana, permitiendo iniciar protocolos de resguardo de personas o protección de bienes. Contiene una batería de respaldo, que le proporciona autonomía de 12 horas.

Según explicaron desde la empresa a BioBioChile, el sistema está disponible para empresas o instituciones públicas en una primera etapa.