EE.UU. A las ocho de la mañana comenzaron a reunirse frente a la parte sur de la Casa Blanca miles de científicos y adherentes para dar inicio a la marcha por la ciencia, la que comenzó a las 14:00 horas (hora local) con un recorrido por la explanada verde del National Mall y que concluyó en las calles aledañas al Congreso, y en la que espera reunir a 75 mil personas.

Pancartas con el lema oficial: "Ciencia, no silencio”, además de batas blancas fueron parte de los objetos que estaban permitidos, ya que para hacer ingreso al recinto donde se congregaron los manifestantes, tuvieron que pasar un estricto control de seguridad, en el que palos y globos fueron prohibidos.

El objetivo de la marcha, que busca emular la pasada manifestación de las mujeres contra Trump, tiene por objetivo mostrar el desacuerdo del gremio científico en los recortes a la investigación científica propuestos por el actual gobierno de Estados Unidos.

Una medida que debe ser ratificada por el Congreso y es a esta institución que los manifestantes apelan hoy con la multitudinaria protesta.

Los organizadores han insistido en que la marcha no debe ser un evento contra Trump, sino una reivindicación del importante papel que debe jugar la Ciencia en la sociedad y en el debate político para que los gobernantes puedan tomar buenas decisiones teniendo en cuenta los hechos y no elucubraciones.

No obstante, muchos lucían pancartas con mensajes contra Trump, como "Ciencia = realidad, Trump = mentiras".

En Nueva York y Chicago, también se celebraron actos en apoyo a la "Marcha por la Ciencia", algo que se replicó alrededor del mundo, con más de 600 actos en distintas naciones, como en Australia, Nueva Zelanda, México, Alemania, España, Suiza y Reino Unido entre otros.