La sonda europea "Rosetta" ha lanzado el módulo "Philae" sobre el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko. El minilaboratorio se separó a las 9.03 de la mañana, hora GMT. El módoulo se desplaza en dirección al cometa, que se encuentra a una distancia de 22,5 kilómetros. La Agencia Espacial Europea (ESA) informó este miércoles desde su centro de control de operaciones en la ciudad alemana de Darmstadt de que el viaje puede durar siete horas. Se espera que "Philae" aterrizé por la tarde, hora GMT.

Será el primer aterrizaje en un cometa en la historia de la navegación espacial. Es por ello que el éxito de esta dificil empresa no está asegurado. El director de la ESA, Thomas Reiter, aseguró que existe 50% de posibilidades de que el minilaboratorio "Philae" aterrice con éxito en el cometa. "Hay que decir que existen riesgos indudables. Creemos que existe un 'fifty-fifty' de posibilidades", declaró el ex astronauta en la televisión pública alemana ZDF. "Hay que navegar de manera muy precisa a una increíble distancia", agregó el experto.

La culminación de un viaje que comenzó en 2004. "Rossetta" se encuentra de camino al cometa 67P/Churiomov-Gerrasimenko tras un viaje de diez años y más de 6.400 millones de kilómetros. La sonda espacial fue lanzada el 2 de marzo de 2004 por un cohete Ariane 5 desde la estación de Kourou, en la Guayana francesa, con el "Philae" a bordo.

El aterrizaje será seguido por el centro de control de satélites de la ESA, así como por el DLR alemán y la agencia espacial francesa CNES. Para los científicos es un importante acontecimiento tanto técnico como logístico.

"Rosetta", pero principalmente "Philae", con 20 instrumentos a bordo, deben analizar el cometa con precisión. El plan es realizar numerosas mediciones para saber todo lo posible sobre su formación y la del sistema solar. Los investigadores también esperan obtener datos sobre el origen de la vida a través de moléculas orgánicas.