La Paz. Productores de coca bloquearon el lunes la única carretera que une a La Paz con el norte amazónico de Bolivia, en demanda de la destitución de dos ministros y cambios en la política antinarco del Gobierno del presidente Evo Morales.

La protesta se desencadenó en la región subtropical de Yungas, área cocalera tradicional de Bolivia donde Morales ha enfrentado varios desafíos políticos y sindicales, a diferencia del férreo respaldo que le brinda el gremio de trabajadores de la zona central de Chapare, que él ha liderado por más de una década.

"Hoy (lunes) se inició el bloqueo en varios puntos de la carretera, pero estamos prestos a dialogar, mucho depende del Gobierno, esperamos que envíe una comisión al bloqueo", dijo a radio Erbol el líder de la asociación de productores de coca de La Paz, Víctor Sánchez, que organizó la protesta.

Los sindicatos yungueños, que según Sánchez movilizaron al menos a 3.000 bloqueadores, exigieron en un comunicado el relevo de los ministros de Gobierno, Sacha Llorenti, y de Desarrollo Rural, Nemesia Achacollo.

También demandaron que se deje sin efecto un nuevo reglamento que endurece el control de la comercialización interna de coca y que se acelere un hasta ahora no definido proyecto de industrialización de ese arbusto, del cual Bolivia es el tercer productor mundial tras Colombia y Perú.

No había una reacción inmediata del Gobierno, aunque Morales dijo el sábado pasado en una conferencia de prensa que consideraba "injustificada" la protesta arguyendo que ya había dispuesto que no entre en vigencia el reglamento de coca cuestionado.

Morales no comentó el pedido de cambio de ministros. En meses pasados, rechazó tajantemente exigencias similares de otros sindicatos campesinos.

Si bien no responden al mando sindical de Morales, los cocaleros de Yungas han apoyado hasta ahora al primer gobierno indígena del país, con el que han puesto en marcha un programa de reducción concertada de sus cultivos de coca.

Bolivia tenía a fines del año pasado unas 30.000 hectáreas sembradas de coca, el doble de lo autorizado por diversas disposiciones legales.