El ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, reveló que este martes las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hicieron explotar una camioneta de transporte público con campesinos adentro, cerca de la estación de Policía del corregimiento de Vegalarga, a media hora de Neiva, acción que dejó ocho policías heridos, uno de ellos de gravedad, y un número aún no determinado de civiles muertos, pues en el lugar quedaron esparcidos “restos humanos irreconocibles”.

El funcionario dijo que rebeldes de las FARC activaron una camioneta con explosivos en la que se movilizaban varios campesinos cuando el vehículo transitaba frente a la estación de policía del pueblo de Vegalarga, en el departamento del Huila.

“El Gobierno Nacional hace responsable única y exclusivamente a las Farc y a sus comandantes de este execrable acto terrorista que viola todas las normas del Derecho Internacional Humanitario y que constituye un acto de vileza y de cobardía que demuestra la debilidad y desesperación de las Farc en su accionar en contra de la población civil colombiana, al utilizar a humildes campesinos como parapeto para esconderse y atentar contra miembros de nuestra Fuerza Pública”, expresó Rivera.

El Ministro informó que los policías heridos, dos de los cuales tienen heridas de consideración, fueron trasladados en helicóptero al hospital universitario de la capital del Huila.

El grupo guerrillero, considerado como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, mantiene una ofensiva en diferentes partes del país contra las Fuerzas Armadas en medio de la que han muerto más de 20 efectivos del Ejército y la Policía Nacional en la última semana.

Venganza por muerte de Mono Jojoy. De acuerdo con fuentes de seguridad, la ofensiva de la guerrilla busca vengar la muerte de su comandante militar Jorge Suárez Briceño, alias "El Mono Jojoy", quien pereció en septiembre en un bombardeo de las Fuerzas Militares en una zona selvática del sur del país.

Pese a que han sido debilitadas por una ofensiva militar que inició en el 2002 el ex presidente Alvaro Uribe y que continúa su sucesor Juan Manuel Santos, las FARC mantienen su capacidad de realizar ataques de gran impacto en las zonas selváticas y montañosas a donde fueron obligadas a replegarse e incluso en los grandes centros urbanos.

Destrozos y víctimas. Imágenes de televisión mostraron que la explosión del carro bomba causó graves destrozos en Vegalarga, un pueblo ubicado cerca a la ciudad de Neiva.

El comandante de las Fuerzas Militares, almirante Edgar Cely, dijo que se necesitará una dispendiosa labor forense para establecer con exactitud el número de víctimas y sus identidades.

"Es muy difícil porque lo que quedan son pedazos", aseguró el oficial.

Frustran acción. Reveló también que este lunes 29 de noviembre la Policía logró frustrar un atentado con explosivos en Puerto Asis, Putumayo, al capturar a dos menores de 13 y 16 años a quienes las Farc les entregaron un control remoto para accionar la carga al paso de una patrulla policial.

“Estos niños manifestaron que un sujeto sin identificar les había ofrecido la suma de 50 mil pesos para obturar el radio en tres oportunidades al paso de la patrulla policial”, denunció Rivera, al agregar que el artefacto, que logró ser desactivado, tenía las mismas especificaciones técnicas que se utilizaron en el atentado perpetrado el pasado primero de noviembre en el cual resultó muerto el teniente coronel Édgar Javier García Nieto, quien se desempeñaba como comandante del Batallón de Ingenieros No. 27.

El Ministro de Defensa expresó las condolencias del Gobierno Nacional a los familiares de las víctimas de estas acciones terroristas, y anunció la persecución de los responsables por parte de la Fuerza Pública, así como el ofrecimiento de recompensas por información que ayude a dar con su paradero.

* Con información de Reuters y El Espectador.