Santiago. La Corte Suprema chilena redujo este jueves la pena contra el ex líder de la policía secreta de Augusto Pinochet, en su sentencia definitiva por el asesinato del ex jefe del Ejército Carlos Prats y su esposa, perpetrado en Argentina en 1974.

Tras el fallo, en el que se cambió la condena a 17 años de cárcel desde una sentencia previa de doble prisión perpetua, la justicia cerró una de las causas más simbólicas de violaciones a los derechos humanos en Chile cometidas bajo la dictadura de Pinochet, que rigió entre 1973 y 1990.

El fallo recayó en Manuel Contreras, ex jefe operativo de la represiva Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), quien permanece encarcelado por otros crímenes cometidos durante la dictadura militar.

El octogenario cumple varias condenas que le mantendrán en prisión el resto de su vida.

Contreras y otros ochos ex agentes de la disuelta DINA recibieron las penas definitivas por asociación ilícita y su participación en el asesinato del general y su esposa, Sofía Coulbeth, en un atentado con explosivos en Buenos Aires el 30 de septiembre de 1974.

"Estamos conformes con haber logrado que sean condenados y que se haya establecido la asociación ilícita", dijo a periodistas Sofía Prats, una de las hijas del matrimonio asesinado.

La sentencia aparece en momentos en que se siguen causas similares en la vecina Argentina sobre los crímenes cometidos durante la dictadura que gobernó el país entre 1976 y 1983.

Durante la dictadura chilena, unas 3.000 personas murieron por razones políticas y unas 28.000 sufrieron torturas, incluida la ex presidenta Michelle Bachelet.

Pinochet murió en diciembre de 2006 sin haber sido juzgado por los crímenes cometidos durante la dictadura que encabezó tras el sangriento golpe militar con el que derrocó al presidente Salvador Allende, el 11 de septiembre de 1973.