La Habana. Cuba arremetió contra Estados Unidos y la disidencia interna, acusándolos de "fabricar pretextos" para provocar una incursión militar en la isla, según un editorial publicado el lunes en la prensa oficial.

Granma, el diario del gobernante Partido Comunista, publicó en su portada un artículo a página completa en que acusa principalmente a Washington de "orquestar" cientos de "campañas de difamación" contra el gobierno cubano.

El artículo aborda la polémica muerte a comienzos de mayo del disidente Juan Wilfredo Soto, de 46 años, el que según fuentes médicas citadas por el Gobierno falleció de un cuadro de páncreas inflamado y otras dolencias graves, mientras que opositores sostienen que lo mató una "golpiza" policial.

La semana pasada, familiares de Soto negaron que el fallecido sufriera una golpiza y alegaron que se trataba de "un invento de la propaganda contrarrevolucionaria".

"¿Qué se pretende con estas campañas? ¿Solo denigrar o algo peor? ¿Será que a los que mueven los hilos y a sus asalariados internos les encantaría invocar la 'protección de civiles' para bombardear La Habana?", dijo el diario, aludiendo al conflicto en Libia.

"Nuestro pueblo no se dejará confundir por los contrarrevolucionarios internos que buscan el pretexto mediático para promover un conflicto con Estados Unidos y sabrá responder con serenidad y firmeza ante las acciones de estos mercenarios", agregó el editorial.

Cuba y Estados Unidos son enemigos ideológicos desde poco después de la revolución liderada por el ex presidente cubano Fidel Castro en 1959.

El Gobierno de la isla considera a los disidentes como mercenarios a sueldo del Gobierno estadounidense.

La semana pasada, el presidente estadounidense, Barack Obama, criticó la muerte de Soto y dijo que eran necesarios más detalles sobre el incidente, aunque afirmó que en Cuba "miles de personas" han sufrido por "la opresión del régimen".