Ginebra. Cuba e Irán criticaron este viernes a Estados Unidos por sus antecedentes en derechos humanos e incumplir con el cierre de Guantánamo en su decisión de mantener en la base naval de la isla los juicios militares para los sospechosos de terrorismo.

El gobierno del presidente Barack Obama, que hace dos años se unió al Consejo de Derechos Humanos de la ONU -que fue rechazado por la administración de George W. Bush-, estaba en el banquillo en un foro que comenzó en noviembre en Ginebra, cuyos 47 miembros completaron un examen acerca de los antecedentes de Estados Unidos en materia de derechos humanos.

La delegación de Irán tomó la palabra un día después de que Estados Unidos y otros países presentaron un proyecto de resolución criticando el récord de Teherán y pidieron el restablecimiento de un investigador de la ONU por primera vez en una década.

El texto del proyecto de la resolución será votado la próxima semana y se espera que sea adoptado.

"Estados Unidos debe cerrar las cárceles secretas y la prisión en la Bahía de Guantánamo, detener las violaciones de los derechos humanos (...), así como los actos de tortura, llevados a cabo en las prisiones controladas por Estados Unidos", dijo el enviado de Irán, Seyed Mohammad Reza Sajjadi.

Rusia instó a Washington a considerar establecer una moratoria sobre la pena de muerte, mientras que China pidió investigar a fondo los asesinatos de Estados Unidos en Irak y Afganistán.

La delegación de Estados Unidos se defendió con fuerza.

"La sesión de hoy cierra un proceso en que los Estados Unidos se acercó con seriedad en sus intenciones desde el momento que ingresó al Consejo en 2009", dijo Harold Hongju Koh, asesor jurídico del Departamento de Estado en el foro de Derechos Humanos en Ginebra.

La delegación de Estados Unidos respondió este viernes formalmente a las 228 recomendaciones formuladas por otros Estados, rechazando muchas, pero diciendo que había hecho grandes progresos en los derechos civiles y la justicia penal.

Y dijo que no toleraría la tortura de los detenidos bajo su custodia.

"Instamos a todos los Estados que están aquí, incluyendo a algunos de los que nos han criticado a sostener ellos mismos el mismo nivel", dijo Koh.

Todavía hay 172 detenidos en Guantánamo. Cerca de tres decenas tienen previsto su enjuiciamiento en tribunales de Estados Unidos, sean penales o en comisiones militares.

Cuando Obama asumió la presidencia había 242 detenidos en la base de la Bahía de Guantánamo, que prometió cerrar su centro de detención. Pero la promesa de Obama se ha hundido en la oposición política.

"El mensaje de la comunidad internacional es claro, la impunidad para la tortura y el abuso, la detención indefinida e injusta para los juicios militares en Guantánamo son inaceptables", dijo a Reuters Jamil Dakwar, de la Unión Americana de Libertades Civiles.