Washington. Estados Unidos y Cuba cerraron su segunda jornada de diálogo bilateral con “progresos” en la marcha hacia el restablecimiento de relaciones diplomáticas, pero varios asuntos aún quedan pendientes, dijo la jefa de la delegación cubana, Josefina Vidal.

“Hemos hecho importantes progresos en nuestras discusiones”, indicó Vidal, aunque queda por resolver la exclusión de Cuba de la lista del Departamento de Estado sobre países que promueven el terrorismo.

Al respecto, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, dijo ayer que la delegación de Estados Unidos en las conversaciones con Cuba no negociará sobre la posibilidad de sacar a la isla de la lista de países patrocinadores del terrorismo que elabora Washington, porque ese proceso debe resolverse por separado.

Las razones de Estados Unidos para mantener hasta ahora a Cuba en la lista —en la que comparte espacio únicamente con Irán, Sudán y Siria— son su presunta acogida de miembros de la organización terrorista vasca ETA y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), además de algunos fugitivos de la justicia estadounidense.

Sin embargo, esa cuestión “no es una precondición. Pero es una prioridad para Cuba que eso se resuelva”, apuntó Vidal. Para los cubanos, dijo la jefa de la diplomacia cubana, “sería muy difícil explicar el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con nuestro país (estando) en esa lista”.

El otro tema pendiente es la reanudación “de servicios financieros para la Oficina de Intereses en Washington”, que desde hace más de un año carece de acceso a cualquier servicio bancario, precisamente por la presencia de Cuba en la nómina sobre terrorismo.

Vidal dijo sentirse “optimista” de que estas dos cuestiones esenciales sean resueltas “en las próximas semanas”.

Las dos delegaciones no agendaron de momento una nueva reunión bilateral, pero según la jefa de la delegación cubana acordaron “comunicación permanente para seguir haciendo progresos”.

En su discurso tras la reunión, Vidal marcó una diferencia entre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales y la apertura de las respectivas embajadas, señalando que los dos procesos no marchan simultáneamente sino que el segundo es consecuencia del primero. “Primero los países restablecen las relaciones y después abren las embajadas. En la reunión, dejamos claro que para Cuba es muy importante resolver esos temas para seguir avanzando hacia el restablecimiento”, indicó.