El Cairo. Las autoridades egipcias han recuperado una estatua del faraón renegado Akenatón que fue robada con otras ocho piezas durante las manifestaciones de protesta que derrocaron al presidente Hosni Mubarak.

El ministro de Antigüedades, Zahi Hawass, dijo esta semana que unos ladrones habían irrumpido en el Museo Egipcio el 28 de enero y que se llevaron ocho tesoros de los periodos de los faraones Akenatón y su sucesor Tutankamón, pero que habían recuperado tres de ellos.

Un comunicado del ministerio dijo que un manifestante encontró la estatua de piedra caliza de siete centímetros de largo en una calle aledaña al museo, situado en el centro de El Cairo, durante las manifestaciones.

Hawass, que fue ascendido a ministro de Estado en la remodelación del gabinete durante los últimos días de Mubarak en el poder, ha sido criticado por diferentes arqueólogos por los robos. El 9 de febrero había dicho a Reuters que no se había robado ninguna pieza.

Los yacimientos y antigüedades del Egipto de los faraones son una de las atracciones para los turistas. El turismo es una de las fuentes de ingresos más importantes del país.

Akenatón, que reinó hacia alrededor del 1.350 antes de Cristo, es conocido por haber intentado abandonar los dioses tradicionales e introducir un nuevo culto al dios sol Atón. También trasladó la capital a Amarna, 250 km al sur de El Cairo.