Londres. La fuerza aérea de Gran Bretaña estará a disposición desde este sábado para derribar aeronaves que se introduzcan sin permiso en el espacio aéreo de Londres, bajo nuevas restricciones que comenzarán a aplicarse a dos semanas del inicio de los Juegos Olímpicos.

La seguridad en torno a los Juegos fue noticia esta semana, luego de que el Gobierno británico fuera obligado a desplegar 3.500 soldados extra para llenar un embarazoso faltante de personal privado de seguridad de último momento.

El viernes, la Real Fuerza Aérea de Gran Bretaña advirtió que toda aeronave que se entrometa en la zona protegida podría ser derribada.

"Tenemos la fuerza letal como última opción", dijo el vicemariscal aéreo Stuart Atha, comandante de la Seguridad Aérea Olímpica.

Las fuerzas de seguridad británicas están en estado de alerta antes de los Juegos que comienzan el 27 de julio, a poco más de 7 años de que atacantes suicidas mataran 52 personas en ataques coordinados al sistema de transporte público en Londres.

Bajo las nuevas reglas, a partir del sábado todas las aeronaves, desde aquellas de aerolíneas de pasajeros a aviones de un solo asiento e incluso naves de modelaje, deben cumplir estrictas regulaciones para poder volar sobre gran parte del sureste de Inglaterra.

También habrá una veda total para aeronaves sobre el centro de Londres y el Parque Olímpico, a excepción de las que usan los aeropuertos de Heathrow y City de la capital y otras pocas excepciones.

Las aeronaves serán vigiladas por controladores militares de tráfico aéreo, mientras que equipos de observadores terrestres se dedicarán a buscar naves no autorizadas.

Aviones de combate Typhoon y helicópteros militares con francotiradores serán desplegados para interceptar cualquier nave sospechosa y para guiarla lejos del Parque Olímpico.

Las aeronaves que no respondan a una serie de advertencias, como bengalas y mensajes escritos, podrían ser derribadas.

"Hay una serie de medidas por las cuales intentamos determinar qué está ocurriendo que involucran helicópteros y aviones veloces", dijo a periodistas Atha en la estación RAF Northolt, la base aérea de los aviones Typhoon.

"Intervenimos, dejamos absolutamente en claro nuestra presencia y eso con suerte resuelve la situación", destacó el comandante, quien agregó que la decisión de derribar aviones sería tomada por "los funcionarios de mayor rango del Gobierno".

Cuatro aviones Typhoon estarán a disposición con un piloto en la cabina de una de las naves en todo momento, para poder interceptar en minutos cualquier intruso en la zona restringida.

Baterías de defensa terrestre armadas con misiles Rapier y Starstreak fueron desplegadas en seis ubicaciones alrededor de Londres, un plan que despertó la ira de habitantes de la zona.

Pero autoridades del Gobierno señalaron que estas medidas no sugieren que se sepa de alguna amenaza en particular a los Juegos.