Madrid. El último encierro de las fiestas de San Fermín finalizó este sábado con cuatro heridos trasladados a centros sanitarios, pero ninguno por asta, según datos de la Cruz Roja de Navarra.

Los toros de la ganadería de Torrehandilla fueron los protagonistas del octavo encierro una carrera emocionante pero sin grandes sobresaltos.

Los encierros de los Sanfermines 2012 han sido uno de los sanitariamente más tranquilos de la historia de unas carreras populares que en el pasado se han cobrado más de una vida.

En total, la Cruz Roja ha traslado a centros sanitarios a 37 en los ocho días de encierros, de las que solo cuatro ha sido por asta de toro.

Las fiestas de San Fermín se clausuran esta medianoche en la plaza del Ayuntamiento donde miles de personas se congregarán para gritar el tradicional "Ay, pobre de mí" que pone punto final a una semana de de intensas celebraciones.

Los tradicionales encierros son el acto central y el más internacional de los sanfermines, en los que centenares de mozos de todo el mundo corren delante de los morlacos por las calles del casco viejo de Pamplona hasta llegar al coso taurino.

Está prohibida la participación de menores de edad o de personas bajo los efectos del alcohol durante este arriesgado acontecimiento.