La Haya. La actriz Mia Farrow dijo este lunes ante un tribunal de crímenes de guerra, que había oído a la modelo británica Naomi Campbell decir que el ex presidente liberiano Charles Taylor le había regalado un "diamante enorme" cuando éste era el presidente de Liberia.

Campbell compareció la semana pasada ante el Tribunal Especial de Sierra Leona y dijo que en 1997 le regalaron unas "piedras de aspecto sucio" después de una cena benéfica en Sudáfrica, pero que no sabía si eran diamantes de parte de Taylor, que está siendo juzgado por crímenes de guerra y lesa humanidad.

Este lunes, Farrow dijo al tribunal en La Haya que había visto a Campbell unirse a un grupo de invitados en el desayuno siguiente a la cena organizada por el entonces presidente sudafricano Nelson Mandela y que la modelo británica relató entonces lo que había ocurrido la noche anterior.

"Ella (Campbell) dijo que durante la noche la habían despertado unos hombres que dijeron que los había enviado Charles Taylor y que le entregaron un diamante enorme", declaró Farrow ante el tribunal, añadiendo que la modelo estaba "muy emocionada" por ello.

Farrow agregó que la conocida modelo había comentado a continuación que pretendía donar el diamante a la Fundación Infantil de Nelson Mandela, alegando que "era una especie de momento inolvidable".

La fiscalía está intentando relacionar los diamantes con Taylor para probar sus acusaciones de que el ex presidente liberiano recibía diamantes de los rebeldes de Sierra Leona a cambio de armas, acusaciones que éste niega.

Testimonio conflictivo. Los fiscales preguntaron a Farrow sobre el evento organizado en 1997, mostrándole la declaración de Campbell de la semana pasada y una entrevista para medios estadounidenses, en las que niega haber recibido diamante alguno y, por tanto, que éste llegase de parte de Taylor.

Farrow dijo que las versiones de Campbell no eran consistentes con las suyas. "Naomi Campbell dijo que (el diamante) venía de parte de Charles Taylor", agregó cuando se le preguntó al respecto.

Taylor está acusado de 11 cargos de incitación al asesinato, violaciones, mutilaciones, esclavitud sexual y reclutamiento de niños soldados durante las guerras en Liberia y Sierra Leona, en las que fueron asesinadas más de 250.000 personas. Él niega todos los cargos.

El proceso judicial lleva alrededor de tres años en marcha, pero había atraído poca atención internacional hasta que Campbell tuvo que testificar.

La agente de modelos, Carole White, había sido citada como testigo el lunes, pero la fiscalía ha anulado la citación, despertando la ira de la defensa.

"Habíamos preparado y planeado nuestra estrategia basándonos en que White sería nuestra primera testigo", dijo Courtenay Griffiths, abogada defensora de Taylor.

El fiscal Nicholas Koumjian dijo que siempre había pretendido llamar a Farrow primero y que todo se había debido a una confusión de agenda del tribunal.