Los Ángeles. Los premios Emmy dieron paso a una nueva generación de talentos en una ceremonia en la que varios programas y actores ganaron sus primeros galardones.

El drama sobre el antiguo mundo de la publicidad "Mad Men" y el actor Bryan Cranston, que interpreta a un profesor convertido en traficante de drogas en "Breaking Bad" estuvieron entre el pequeño grupo de aquellos que volvieron a recibir un premio en la ceremonia de tres horas emitida en directo desde Los Ángeles.

"Fue completamente inesperado. La calidad de los nominados este año era fenomenal", dijo la estrella de "Mad Men", Jon Hamm, después de que su serie obtuviese el Emmy a la mejor serie dramática por tercer año consecutivo.

"Me siento un glotón. Es más de lo que puedo asimilar", dijo a la prensa Cranston, otro actor que ganó por tercera vez, tras recibir su estatuilla.

Siete de los ocho principales premios fueron para actores y programas primerizos, inyectando de este modo sangre fresca en una industria que está luchando contra el auge de las redes sociales en Internet y con los videojuegos para mantener sus niveles de audiencia.

Los Emmys de 2009 habían terminado prácticamente con los mismos ganadores de las principales categorías que el año anterior.

La mayor sorpresa se dio en el terreno de la comedia. "Modern Family" - una serie con estilo de falso documental de la cadena ABC - se quedó con los premios a mejor serie de comedia y mejor guión de comedia tras su primera temporada, venciendo a su popular rival de Fox "Glee", que había cosechado 19 nominaciones.

Jim Parsons, el físico 'freaky' de "The Big Bang Theory", ganó la estatuilla al mejor actor de comedia, terminando con el reinado de Alec Baldwin por "30 Rock", ganador de las últimas ediciones del Emmy.

Edie Falco se fue a casa con su primer Emmy por su papel protagonista en la comedia "Nurse Jackie", mientras que Jane Lynch obtuvo su primer premio como actriz de reparto en una comedia por su participación en "Glee".

Kyra Sedgwick ganó finalmente su primer Emmy después de cinco nominaciones por interpretar a una dura detective de policía en la serie "The Closer".

"Piensas que no tienes ni una mísera oportunidad de ganar después de cinco nominaciones (...) Hoy he superado mis mayores expectativas", dijo Sedgwick tras recibir su galardón.

Incluso la categoría de 'reality show' tuvo un nuevo campeón, ya que "Top Chef" puso fin al reinado de "The Amazing Race", ganador en seis ocasiones.

Ryan Murphy, creador de la comedia musical "Glee", ganó su primer Emmy por dirigir la serie de Fox sobre un coro estudiantil.

"'Glee' trata sobre la importancia de la enseñanza artística, así que quisiera dedicárselo a todos los profesores que me enseñaron a cantar y a pintar con los dedos", agradeció Murphy.

"Glee" ganó sólo cuatro Emmys, a pesar de que este año había tomado por asalto la cultura popular y el mundo de la música.

Sin embargo, la serie fue una de las más destacadas de la noche durante la emisión televisiva de la entrega de premios.

El cómico Jimmy Fallon, presentador del evento, abrió la ceremonia con una sátira al estilo "Glee" en la que participaron las actrices Tina Fey, Betty White, la estrella del 'reality' televisivo Kate Gosselin y Hamm versionando el clásico de Bruce Springsteen "Born to Run".

La miniserie épica sobre la Segunda Guerra Mundial "The Pacific" ganó ocho Emmys, casi el mismo número de estatuillas que "Temple Grandin", que obtuvo siete, incluido el de mejor actriz para Claire Danes.

Al Pacino ganó un Emmy por interpretar al polémico doctor Jack Kevorkian, impulsor de la muerte asistida, en la película de HBO "No conoces a Jack". Kevorkian estuvo presente en la ceremonia y se puso de pie para agradecer los aplausos.