Por espacio de casi dos horas de actuación, el ex Beatle Paul McCartney inició anoche en el estadio Centenario de Montevideo su gira latinoamericana "On the run", que contó con una asistencia de 50.000 personas.

Otros 13.000 espectadores -según informó la agencia alemana DPA- siguieron el espectáculo mediante un circuito cerrado de televisión, montado en estadios municipales de fútbol de Rivera y Maldonado, a 500 y 130 kilómetros, respectivamente de la capital uruguaya.

Después de dos canciones, McCartney, se sentó al piano, gritó "Paz en el mundo" y entonó "Let it be" para el delirio del público.

Media hora después de su aparición en las pantallas del Campus Municipal de Maldonado, McCartney se despidió ante la sorpresa del público que esperaba una hora de espectáculo, pero retornó dos minutos después para volverse a ir cuando restaban diez minutos para completarse el horario estipulado.

Luego hizo un segundo retorno con el clásico "Yesterday" y allí sí completó la obra prevista.

Las cámaras se cuidaron de no hacer primeros planos de la estrella de Liverpool, tal vez por expresa prohibición, y los planos generales se repartían entre McCartney y sus músicos Paul "Wix" Wickens, Rusty Anderson, Abe Laboriel Jr y Brian Ray.

Ya entrada la madrugada, McCartney volvió a "cerrar" el show con un "ahora tenemos que irnos a casa", pero la multitud estalló en reclamos de permanencia, de manera que continuó con un par de canciones.

El periplo latinoamericano de "On The Run", que curiosamente no incluye a la Argentina, continuará mañana en Asunción del Paraguay, el jueves en Bogotá, Colombia; el próximo sábado y domingo en Recife, Brasil; el miércoles 25 en Florianópolis, Brasil; el sábado 5 de mayo en Guadalajara, México, y se cerrará el 8 de mayo, en Ciudad de México.