Bagdad. Un periodista que trabajaba para Reuters está entre los al menos 45 muertos en un ataque este martes de un grupo de hombres armados contra un edificio del gobierno provincial en Tikrit, la ciudad natal del ex dictador iraquí Saddam Hussein.

Sabah al Bazee, de 30 años, quien colaboraba con Reuters en Irak desde 2004 y también trabajó como camarógrafo para otros medios de comunicación, sufrió heridas de metralla en una explosión, dijo su primo Mahmoud Salah, que confirmó su muerte.

Bazee estaba casado y tenía tres niños. Era originario de la provincia de Salahuddin, en el norte de Bagdad.

"En nombre de todo el equipo de Thomson Reuters, deseo expresar nuestra tristeza por la intempestiva muerte de Sabah al-Bazee", dijo el editor en jefe de Reuters, Stephen Adler.

"El era un miembro valioso de nuestro equipo en Irak y será una dura pérdida para sus colegas. Este trágico incidente muestra una vez más el riesgo que enfrentan a diario los periodistas dentro de su trabajo para brindar las noticias al mundo", agregó.

"Nuestros pensamientos están con la familia de Sabah y sus amigos", expresó.

Las fuerzas de seguridad iraquíes acabaron con los agresores, que se habían hecho fuertes dentro del edificio y habían tomado rehenes.

Tres miembros del consejo provincial y siete insurgentes estaban entre los muertos, dijo Jasim al-Dulaimi, jefe del centro de operaciones sanitarias en la provincia de Salahuddin.

Los agresores utilizaron coches bomba, cinturones explosivos y granadas de mano cuando irrumpieron y tomaron rehenes, dijo una fuente del gobierno local que pidió no ser identificada.

Otra fuente provincial comentó que los hombres armados, que llevaban uniformes de las fuerzas de seguridad iraquíes, arrojaron granadas de mano y abrieron fuego contra el puesto de control que vigilaba el edificio antes de conseguir entrar.

"Cuando las fuerzas de seguridad intentaron intervenir en la entrada, estalló un coche bomba estacionado allí", dijo la fuente. "Fue una potente explosión y como resultado, algunos agentes de seguridad murieron", agregó.

"Dos suicidas detonaron las bombas que llevaban encima dentro del edificio, mientras que otros hombres armados lograron capturar a miembros del consejo provincial como rehenes", agregó.